10 de diciembre: Día del Trabajador Social

Compartir

Crocci brindó un afectuoso saludo a estos profesionales que cumplen un rol fundamental dentro del equipo de salud. Al tiempo, hizo notar un especial reconocimiento por la labor humanitaria que desempeñan cada día, la cual se vio acentuada en el contexto de pandemia

A partir del 2012, la Federación Argentina de Asociaciones Profesionales de Servicio Social (F.A.A.P.S.S.) resolvió modificar el Día del Trabajador/a Social en Argentina pasando del 2 de Julio al 10 de Diciembre, en coincidencia con el Día Universal de los Derechos Humanos.

El Subsecretario de Coordinación y Control, a cargo del Ministerio de Desarrollo Humano, Dr. Edgar Abel Crocci, extendió un especial saludo a todos los trabajadores y trabajadoras sociales en su día, poniendo de relieve el rol fundamental que desempeñan como parte de los equipos de salud, contribuyendo al fortalecimiento de la red sanitaria provincial y al cuidado de la salud de la comunidad.

Aprovechó la ocasión para agradecer a estos profesionales por “el gran trabajo que llevan adelante, estableciendo un contacto directo con las personas y las distintas problemáticas que atraviesan, no solo de salud; más aún con aquellos que se encuentran en un estado más vulnerable, poniendo en cada acción una alta cuota de humanidad por sobre todas las cosas”.

“Ustedes no solo son trabajadores sociales, son servidores, que con empatía, se ponen en la piel de la gente cuando les cuentan sus problemas y que hacen lo posible, aplicando las estrategias y herramientas necesarias, por solucionar todo lo que esté a su alcance. Gracias por el compromiso y el profesionalismo que ejercen día a día para colaborar con el gran equipo de la Salud Pública formoseña”.

Asimismo, valoró “el enorme trabajo que vienen realizando en este tiempo difícil de pandemia que nos toca atravesar, acercándose a los pacientes, a las propias casas para relevar sus demandas y con la sensibilidad que los caracteriza, darles siempre una respuesta por medio de las gestiones necesarias”.

“Un abrazo fraterno para ustedes y que pasen un muy Feliz Día. Les doy mi gratitud por la responsabilidad que vienen demostrando, por el apoyo y el acompañamiento diario a los demás profesionales de salud, en esta lucha contra el coronavirus y en la cruzada que nos propuso nuestro conductor, el Dr. Gildo Insfrán, de velar por la salud de los formoseños y formoseñas, y de seguir manteniendo el destacado status sanitario que venimos logrando entre todos”, enfatizó Crocci.

El sentido de brindarse a los demás

Matías Pibernus, trabajador social del Ministerio de Desarrollo Humano, quien actualmente se encuentra a cargo del Servicio Social del Hospital Distrital de Laguna Blanca, saludó a los colegas en su día y calificó al trabajo social como una profesión “cada vez más relevante e imprescindible”, que representa “mi estado más íntegro de ser humano”, que forma parte de su ser y constituye “mi identidad, como si fuera un DNI que llevo con el más absoluto orgullo”.

Reveló que, el ejercicio de la profesión le permitió, en primer lugar, tener un trabajo digno; segundo “ser feliz con lo que hago y amar mi tarea, descubriéndola cada día más”. Y en tercer término, indicó que le dio la posibilidad de conocer los rincones más inhóspitos de la provincia, su gente, sus costumbres, sus problemas y su vida misma “algo que tiene un valor incalculable”.

En ese sentido, dijo que este trabajo “es un caminar diario que, a la vez, lo construimos con la gente y con los pacientes porque ellos son la razón”. Tanto en el trabajo en terreno como en los hospitales y centros de salud “tenemos el rol de ser consejeros, gestores, asesores y, por sobre todo, de atender a las necesidades de la gente, contener, escuchar y tenderles una mano cuando llegan a nosotros buscando una respuesta”.

Remarcó, al mismo tiempo, que el reconocimiento y agradecimiento que reciben de las personas y el lugar que nos dan los compañeros del equipo de salud “es lo que nos da identidad como profesionales, nos da la plena satisfacción de ser útiles a los demás, y el empuje para continuar con el empeño y la dedicación que lo hacemos”.

Comentó que, en estos meses de emergencia sanitaria el trabajo se redobló porque, junto a los médicos y enfermeros, “somos los primeros que acompañamos para que el equipo de salud siga brindando, en cada uno de los efectores sanitarios, todos los servicios de acuerdo a los protocolos establecidos. Pero también nos toca asistir y atender a los que ingresan a la provincia y deben transitar la cuarentena, inclusive una vez que egresan de los centros de aislamiento preventivo (CAP)”.

Sobre el final aseveró que “nuestro trabajo se trata de estar con la gente, para la gente. Velar por sus derechos y por su dignidad, sobre todo en los estratos más vulnerables y más estigmatizados de la sociedad”. Y recordó que “debemos llevar siempre nuestra profesión con sensibilidad social y con vocación de servicio, porque sin estas condiciones no hay estudio ni doctorado que pueda ser efectivo. Y sobre todo, con la convicción de trabajar día tras día y en todo momento por el bienestar de nuestra comunidad”.