Compartir

Apunta a crear conciencia sobre esta enfermedad que puede ser muy grave y a promover acciones para su prevención.

La fecha fue proclamada en homenaje al nacimiento del doctor Carlos Gianantonio, maestro de la pediatría argentina, nacido el 19 de agosto de 1926, quien realizó una clásica descripción del Síndrome Urémico Hemolítico, reportado en los comienzos de la década del sesenta. Además, trabajó en la caracterización del síndrome y en su investigación clínica.

Desde el Ministerio de Desarrollo Humano se recuerda que el Síndrome Urémico Hemolítico  (SHU), es una enfermedad que afecta principalmente a menores de 5 años, y puede causar la muerte o dejar secuelas para toda la vida.

Se caracteriza por el daño agudo que provoca en los riñones, asociado a alteraciones en las células de la sangre: trombocitopenia (reducción de plaquetas, necesarias para formar los coágulos) y anemia (causada por la ruptura anormal de los glóbulos rojos).

¿Cómo se transmite?

El Director de Saneamiento, Bromatología y Zoonosis, de la cartera provincial de salud, Ingeniero José González, explicó que la transmisión de esta enfermedad puede darse a través “de los alimentos, agua de consumo o recreativas -como las piletas-, u objetos como: mamaderas, chupetes, juguetes, contaminados con materia fecal”, entre otros.

Indicó además que la infección por la bacteria Escherichia coli, productora de la toxina shiga (STEC) “es la principal causa de SUH”, siendo la Escherichia coli O157 H7 “el serotipo predominante, que suele estar presente en la materia fecal de animales y personas”.

Comentó al respecto que, en la Argentina, hay una alta detección de casos de la enfermedad en personas de todas las edades, siendo el grupo etario más afectado “el de niños menores a 5 años”.

Debido a esto “es la primera causa de insuficiencia renal aguda en la edad pediátrica y la segunda de insuficiencia renal crónica, además responsable del 20% de los trasplantes renales en niños y adolescentes”, alertó.

En relación a lo anterior, enfatizó que “resulta fundamental la prevención”, sobre todo teniendo en cuenta que no existe un tratamiento específico, sino que se intenta contrarrestar los síntomas que desarrolla la enfermedad con medicación, diálisis y otros tratamientos.

Señaló asimismo que el Síndrome Urémico Hemolítico “es una enfermedad trazadora”. Esto significa que la implementación de las estrategias para su prevención puede, al mismo tiempo, evitar otras enfermedades. Por lo tanto, “desde el Ministerio de Desarrollo Humano, a través de la Dirección de Saneamiento, Bromatología y Zoonosis, promovemos prácticas seguras y fáciles de implementar para prevenir la enfermedad”.

Medidas

Entre las recomendaciones remarcó: Lavar las manos con agua segura y jabón. Separar alimentos cocidos de los crudos. Cocinar completamente los alimentos. Utilizar siempre agua segura. Mantener temperaturas seguras para la conservación de los alimentos, menores a 5°C; mientras que para la cocción debe ser  de 71°C.

Además, para la preparación de los alimentos o mamaderas, debe evitarse utilizar mesas o mesadas que se utilizan para cambiar pañales. En cuanto a la utilización de natatorios, recalcó que deben ser siempre “los autorizados”, en tanto que las piscinas “deben mantener para su uso, la cloración adecuada”.