Compartir

Por Daniel Moreno. Presidente del Tribunal Electoral Permanente de la Provincia de Formosa. Doctor en Derecho Público. Política y Gobierno. Especialista en Administración Pública Provincial y Municipal. Diplomado en Derecho Constitucional

No soy de mirar para atrás, quizás por el extremado optimismo que llevo ínsito y esencialmente por espíritu y naturaleza democrática estoy convencido que lo mejor está por venir. Pero hoy no puedo dejar de tener presente los 20 años del funcionamiento del Tribunal Electoral Permanente de nuestra Provincia.

A fines del año 2.000, por medio de la Ley Provincial N° 1,346se crea el Tribunal Electoral Permanente en la Provincia de Formosa y por Resolución N°1043 del 17 de mayo del año 2001, la Honorable Cámara de Diputados de la Provinciadesigna, a propuesta del Poder Ejecutivo Provincial (art. 4 Ley 1346), comosus miembrosprimigenios a: Guillermo Horacio Alucín – hoy Ministro del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia-, Verónica Gabriela Hans y al que suscribe, Claudio Daniel Moreno-los 2 últimos continuamos en el cargo-, quienes prestamos juramento de ley, el 24 de mayo de ese mismo año.

Conforme a la ley de su creación el Tribunal ejerce su jurisdicción electoral en todo el territorio provincial, con las atribuciones y deberes establecidos en la ley N°1346, y demás legislación electoral vigente, que constituye su ley orgánica, y tiene su asiento en la Ciudad de Formosa.

Por ello luego de 20 años en el ejercicio del cargo, que asumimos con honor y responsabilidad, a sabiendas que todas las miradas iban a estar centradas en nuestro accionar, no tengo dudas que,institucionalmente hemos logrado estar a la altura de las circunstancias que exige un estado democrático de derecho, actuando con profundo apego a la Constitución, a la ley, y por sobre todas las cosas con el debido respeto a los partidos políticos como instituciones fundamentales del sistema democrático y esencialmente con la mayor vocación de servicio hacia la ciudadanía en general.

En este sentido la especialización, independencia y profesionalización de todos los que integramos el Tribunal Electoral Permanente,que fuera uno de los ejes centrales en la exposición de motivos que acompañó a la ley de su creación y fundamentalmente apoyada en una mirada amplia y con profunda visión de estadista por parte de un Poder Ejecutivo Provincial, es que hace 20 años, se materializa la creación del organismo, que permitió institucionalmente concretar un desempeño jurisdiccional ajustado al derecho vigente con arreglo a las circunstancias comprobadas de las causas, dentro del contexto jurídico- político – electoral y democrático.

Entendiendo a la democracia como una forma de vida política, como mecanismo racional y lógico de convivencia humana, que se rige por sus normas y sus autoridades emanadas legalmente, y legitimadas por el consentimiento de los ciudadanos que se manifiestan a través de su debida y cotidiana participación, donde el bien común es el objetivo, como un valor supremo, supraindividual que da sentido a un cuerpo social, que deriva del resultado de la identificación de propósitos comunes obtenidos mediante la búsqueda de mecanismos que permiten el equilibrio de intereses plurales y otras veces antagónicos.

En donde aparece el derecho electoral, conceptualizado como el conjunto de normas reguladoras de la titularidad y ejercicio del derecho al sufragio, activo y pasivo; de la organización de la elección; del sistema electoral; de las instituciones y los organismos que tienen a su cargo el desarrollo del proceso electoral y del control de la regularidad de ese proceso y la veracidad de sus resultados (conf. María Pedicone de Valls, págs. 94 y 95 Manual de Derecho Electoral), todo ello sólo es posible interactuando con los partidos políticos mediante la sana crítica racional, el dialogo permanente y los consensos necesarios, en la aplicación y articulación del plexonormativo vigente.

En ese orden de ideas, desde hace 20 años el objetivo final fue, es y será fortalecer los procesos electorales, logrando la autenticidad de todos los comicios provinciales y municipales que se desarrollen a lo largo y ancho de nuestro territorio,donde este año 2021 nos encuentra; ante una elección de renovación de medio término de los órganos deliberativos,pero atravesando una pandemia de las más trágicas de los últimos cien años, ese es el desafío actual.

A sabiendas de lo que ello implica, en base a la especialización, independencia y profesionalidad lograda y sobre todo con la fuerza y voluntad de todos los sectores involucrados, trabajando articuladamente, podremos celebrar nuevamente con éxito la jornada comicial del presente año, donde lo importante sin lugar a duda es preservar la institucionalidad y la salud de todos nuestros comprovincianos.

Simplemente quiero expresar mis más profundas y sinceras congratulaciones a todos los magistrados, funcionarios y agentes que estuvieron y los que actualmente forman parte del Tribunal Electoral Permanente de la Provincia de Formosa, a 20 años de su integración y funcionamiento plenamente participativo, amplio, eficaz, transparente y democrático.