Compartir

Desde el gobierno destacan cumplimiento de metas, aun ante “ingresos resentidos” 

Desde el gobierno provincial a través del subsecretario de Hacienda y Finanzas, Miguel Antinori, se significo poder estar cumpliendo los compromisos asumidos, como el pago de salario en tiempo y forma con los aumentos acordados, aun ante el “escenario recesivo” que significo “ingresos resentido al tesoro”

Asimismo, el funcionario ratifico que este lunes se estará remitiendo el proyecto de Presupuesto Provincial 2017 a la Legislatura, el cual se sustenta en pilares como “cautela, prudencia y austeridad”, sin embargo “mantiene pautas en cuanto al equilibrio fiscal y las inversiones focalizadas en servicio social, sobre todo mirando a los sectores más vulnerables”

Tras ratificar que este lunes 31, como es de estilo, el último día hábil de cada mes, el estado provincial cancela los salarios del recurso humano activo, y en esta misma jornada se hará lo propio con jubilaciones y pensiones de beneficiarios de la Caja de Previsión Social.

“Para hacer frente a los haberes de los agentes de la administración pública se estará desembolsando una cifra superior a los 1050 millones de pesos”, cuantifico, recordando que desde este mes se incluye la mejora del 5%.  “Se trata del último tramo de la recomposición salarial acordada entre el gobernador (Gildo) Insfran con las entidades gremiales para el presente ejercicio económico-financiero”, preciso.

En esa misma jornada se cancelarán se acreditarán los correspondientes al Personal Activo que para el Escalafón Docente incluye al Fonid y a la Garantía Salarial 2016 respectivamente.

En cuanto a la mejora del 5% que es parte de la recomposición escalonada que globaliza a partir de este mes un 35%, comprende además de los haberes, a ítems tales como horas extras, suplementos por guardia, tareas diferenciadas, días inhábiles, asistencia social al personal, servicios de policía adicional, fondo estímulo, productividad, entre otros, conforme al Escalafón de revista, como también la asistencia del Tesoro al Régimen Previsional.

Ingresos resentidos

Destaco Antinori que se puede seguir cumpliendo con compromisos pautados pese al “marco económico bastante difícil para las provincias, a partir de la caída en términos reales de la recaudación”.

“Al mes de septiembre la provincia tenía previsto percibir entre leyes especiales, coparticipación y Ley de Financiamiento educativo, una cifra aproximada de 13.500 millones de pesos. La recaudación estuvo medio punto, medianamente por decirlo en forma más precisa, en esos niveles”, expuso.

Aunque advierte que “esto significa una presupuestacion efectuada el año pasado para el presente ejercicio con una inflación estimada del 14.5 cuando en la realidad estamos en el orden del 40%, y un dólar que fue previsto en $11.20 y se encuentre en $15. A esto se le debe sumar la pauta de crecimiento del PBI para el presente año del 3% y una realidad de una caída del orden del 2%”.

“Todo esto significo para el Tesoro Provincial una recaudación resentida”, expuso, sin embargo destaca que aun ante este escenario “el estado pudo llevar adelante el cumplimiento de los compromisos en términos regulares. Y fundamentalmente, no se acudió a un proceso de endeudamiento para hacer frente a estas erogaciones”.

Pautas del presupuesto provincial

Como fecha establecida constitucionalmente es que el presupuesto debe ser elevado a la Cámara de Diputados el 31 de octubre como fecha tope, el que en este caso según lo anticipado por Antinori, incluye planillas con proyección de los años 2018 y 2019. “Estamos dando en tiempo y forma a la Legislatura de las herramientas y pautas de gestión en función que el estado provincial llevara adelante”, añadió.

Explico que “el presupuesto provincial que no solamente se diseña para el 2017, sino que hablamos de una presupuestacion 2018-2019,  donde se trabajo sobre tres pautas esenciales para estos tres periodos: Cautela, prudencia y austeridad”.

Considero que “estos valores que se han mantenido en los últimos años han sido fundamentales para que la provincia pueda desarrollar el modelo formoseño focalizando las inversiones de manera fundamental en infraestructura -acompañando lo que fue la inversión nacional- y en lo relativo a servicios sociales que engloba educación, salud y promoción social”.

Dijo que “se mantiene la mirada focalizada en aquellos sectores en situación de vulnerabilidad social, con un estado que se mantendrá presente. Y esto en contraposición a un gobierno nacional liberando a la acción del mercado las decisiones en materia económica”.

Responsabilidad Fiscal

En otro orden, explico que lo suscripto días atrás por el ministro de Economía, Jorge Ibáñez, en el marco del Consejo de Responsabilidad Fiscal se enmarca en un compromiso de metas a cumplir por todas las provincias durante el ejercicio 2017, en generar una reducción del déficit en un 10%. “Aunque no es el caso de Formosa que no transita por un escenario de déficit, aunque como miembro del consejo si adherimos a esa medida”, clarifico.

“Para nuestra provincia no es novedad tener sus cuentas fiscales en orden, dado que transitamos por el decimo cuarto año que el estado provincial mantiene un equilibrio y superávit en sus cuentas públicas”, destaco.

Amplio señalando que “otra meta asumida por las provincias es una meta del gasto corriente, -o sea todo lo que es personal, funcionamiento del estado, bienes y servicios no personales, sin computador los intereses de la deuda-, que no supere el valor del PBI nominal previsto en un 23.1%. Esto a fin de que el grueso de las jurisdicciones no desarrolle una suerte de gasto superior a ese indicador”.

Revelo que “son metas que están dentro de la Ley de Responsabilidad Fiscal, nada más que en algunos años anteriores, fueron morigeradas por otras leyes que consideraban otros elementos y pautas para hacer las mediciones de las cuentas de cada provincia “.

Insistió en marcar que “la provincia no tiene situación de déficit y los gastos corrientes están acordes a las pautas que se asumen en el marco de la ley. O sea, para Formosa es seguir en la misma senda de una suerte de conducta plurianual tendencial, que es lo que a la larga genera y es lo que estamos transitando, un desendeudamiento importante”.

Metas difícil de plasmar

Advierte Antinori que “lo que hoy se plantea se da en un ámbito recesivo a partir de la desaceleración de la economía, por lo que se aprecia un endeudamiento importante de las provincias y también de la nación”. Cuantifica que “para el año que viene Nación esta pautando una relación de deuda respecto al PBI de un 30%, cifra creciente y de manera exponencial, ya que cuando este gobierno asumió estaba en el orden del 7%”.

Deduce que “ante este escenario será difícil para las jurisdicciones cumplir los objetivos y metas para el año que viene. Sin embargo esperemos que la situación macro-económica mejore”.

Expuso acerca del Presupuesto del año 2017 como rasgos sobresalientes las metas como las pautas de una inflación con una brecha de entre el 12 y el 17 por ciento, que entiende “es lo sustantivo en lo que el gobierno nacional enfoca su gestión, que será de difícil cumplimiento. Es que en los hechos, el efecto arrastre de este año con muchos incrementos tarifarios pendientes que van a moverse en el 2017 en cuanto a índice, hace que consultoras y hasta organismos internacionales como el FMI ya anticipan una inflación de al menos un 23%”.

Aquí subraya que “este indicador que es de lectura fundamental para inversores y todos los que en general tienen negocios en el país, hace que se comience, en términos prácticos, con una meta si se quiere mentirosa”.

Considera que “todo lo que vemos se posterga en cuanto a lluvias de inversiones y toma de decisiones en cuanto a hacer inversiones extranjeras en la Argentina, se encuentran con indicadores amesetados, no crecen. Insisto, y el indicador principal presupuestado ya no es favorable para el grueso de los actores económicos tanto nacionales como internacionales”.

Concluye señalando en cuanto al presupuesto nacional que también “plantea un crecimiento del orden del 3.5%. Para este año tenemos una caída del 2%, y en la medida que reactivación interna no estén en niveles más propicios, entendemos que este índice tampoco es de proyección razonable”.