Compartir

Junto a danzas y cancioneros ancestrales, hubo testimonios realmente emotivos de indígenas residentes del centro de ubicación transitoria de familias “Solidaridad” en el marco del acto conmemorativo al Día del Aborigen Americano. En este espacio situado cerca de la comunidad de Vaca Perdida, a más de 530 kilómetros al oeste de la provincia, adecuado para albergar a estas familias damnificadas por las extraordinarias crecidas del rio Pilcomayo, estuvieron varios funcionarios provinciales y legisladores para compartir la evocación.

El titular del ICA, Esteban Ramírez, los diputados provinciales Roberto Vizcaino y Ricardo Mendoza, la subsecretaria de Educación, Analia Heizenreder, el asesor del PE, Aldo Ingolotti, se contaron entre los asistentes a las celebraciones de la fecha en aquella zona castigada por la emergencia hídrica.

“Emociono muchísimo ver a los pequeños escolares portando orgullosos las banderas y los carteles que identifican a su comunidades, las cuales quedaron con toneladas de sedimento  tras el paso de tamaña crecida”, expuso Vizcaino. Indico que “uno conversa con los caciques, dirigentes sociales y pastores y aprecia que están dispuestos a asumir los desafíos a reconstruir lo dañado, ratificando ese eslogan de que aquí no se rinde nadie, y es algo que demuestra que el mensaje del gobernador (Gildo) Insfran es estar unidos, organizados y solidarios, aquí prendió muy fuerte”, significo.

Se evoco que tres décadas atrás, las comunidades aborígenes vivían precariamente y el sustento dependía plenamente de actividades laborales en condiciones de explotación. Las consecuencias de este estilo de vida eran el atraso, la alta desnutrición y alta mortalidad infantil.

A partir de la ley 426 se avanzó en la principal herramienta de inclusión: la educación EIB. Además, se avanzó en la incorporación de agentes sanitarios y parteras tradicionales, teniendo como eje la cosmovisión de las comunidades en el tratamiento médico.

Otro aspecto subrayado estuvo dado en que la EIB no fue solamente la creación de más de 300 unidades educativas, sino la incorporación de MEMAS, hoy más de 650, que permitieron terminar con el analfabetismo y generar un proceso continuo de educación cuyos resultados vemos hoy.

Se cuantifico en 20 mil escolarizados en la actualidad. Más de 100 egresados de educación superior, 25 egresados universitarios, señalando a enfermeros universitarios trabajando en comunidades indígenas como Damian Tolli, y a Emilio Fernández, a quien pueden encontrar dando clases de matemáticas en la UNAF.

Que hoy existan una docena de enfermeros universitarios en las comunidades aborígenes no fue producto de la casualidad sino de un esfuerzo acompañado y promovido por el estado provincial.