Compartir

Desde el ministerio de Desarrollo Humano de la provincia se informó que esta semana continúan desplegándose las tareas contra el vector del dengue, chikungunya y zika en distintas localidades del interior de la provincia.

De este modo, se dio a conocer que las comunidades alcanzadas estos días con las amplias labores de prevención fueron Gran Guardia, Loma El Quebranto y otras tantas poblaciones aledañas. En relación a esta recorrida, el jefe comunal guardiense, Lázaro Caballero, hizo llegar un especial “agradecimiento al ministro Décima por las múltiples acciones concretadas en la zona”. Allí se efectivizó además la entrega de motomochilas y otros equipos utilizados en el marco de esta campaña.

Por su parte, referentes a cargo del trabajo en la extensa geografía provincial, señalaron que en la jornada del jueves, los equipos de brigadistas y agentes sanitarios especialmente capacitados para este fin proseguirán con idénticas acciones en las localidades de Ingeniero Juárez, El Potrillo, Pastoril, Villa Escolar y el Km 100.

Entretanto que el viernes se hará lo propio abarcando la segunda parte de El Potrillo, Potrero de los Caballos, Banco Payaguá y Tatané. Se recuerda que para el fumigado espacial se cuenta con móviles especiales que recorren las calles, pasajes y otros espacios públicos de cada localidad rociando en el ambiente insecticidas específicos que eliminan al mosquito Aedes aegypti en su estado adulto, insecto vector de las tres enfermedades mencionadas.

“Además en cada pueblo recorremos los barrios y las casas, conversando con los vecinos para concientizar acerca de la importancia que tiene la prevención  en el domicilio. Les damos información e instrucciones para tratar los recipientes que se usan para almacenar agua y también para eliminar todos los que no se utilizan y pueden convertirse en criaderos de mosquitos”, aseguraron.

El mosquito transmisor

Desde el ministerio de Desarrollo Humano provincial se reitera una vez más a los vecinos que la especie de mosquito Aedes aegypti se cría en recipientes y objetos que acumulan agua limpia. La prevención depende de cada uno de los integrantes de la comunidad; por eso es importante “evitar tener recipientes que contengan agua limpia quieta, tanto dentro como fuera de la casa”.

Renovar el agua de floreros y bebederos de animales día por medio. Deshacer todos los objetos inservibles que estén al aire libre y en los que se pueda acumular agua (latas, botellas, neumáticos). Colocar boca abajo los recipientes que no estén en uso (baldes, frascos, macetas).

Tapar los recipientes utilizados para almacenar agua (tanques, barriles, toneles). Agujerear, romper, aplastar o colocar arena en aquellos recipientes que no puedan ser eliminados y cuya permanencia pueda constituir potenciales criaderos de mosquitos. Limpiar las canaletas y desagües pluviales de la casa.

Se aconseja no atar botellas a los árboles y canteros. Todos los recipientes pequeños en desuso que acumulen agua deben eliminarse, poniéndolos en bolsas plásticas y colocándolas en los cestos o contenedores de basuras para ser recolectados y desechados.

Por otra parte, ante la presencia de mosquitos se debe aplicar repelente en aerosol, crema o líquido en las partes expuestas del cuerpo al aire libre y también sobre la ropa en los horarios de más actividad de estos insectos (amanecer y anochecer).

También se deben colocar mosquiteros o telas mosqueras en las aberturas de las viviendas para impedir su ingreso. Igualmente, es posible protegerse de la presencia de los mosquitos utilizando espirales, pastillas o líquidos repelentes. Sobre todo, se debe reforzar la limpieza en las galerías, habitaciones, depósitos y otros espacios, especialmente los que tienen condiciones de humedad y sombra porque son los preferidos por esta especie.