Compartir

Desde el Hospital Distrital de Ingeniero Juárez continúan con acciones para el control y seguimiento nutricional de los niños, sobre todo en los menores de 5 años que viven en cada localidad, comunidad, paraje o zona rural de toda la provincia.

Una nueva Jornada de controles nutricionales tuvo lugar en la localidad, donde nutricionistas de la mencionada institución de salud concretaron evaluaciones para determinar el estado de salud de los menores.

De este modo los profesionales realizaron medición de peso y talla para evaluar el desarrollo y crecimiento de cada uno de los pacientitos presentes; además brindaron recomendaciones sobre nutrición variada teniendo en cuenta que una alimentación saludable es uno de los pilares fundamental para que el niño crezca y se mantenga sano a lo largo de toda su vida.

Con el objetivo de extender los chequeos nutricionales a más familias “realizamos también visitas domiciliarias a las familias que no están acudiendo con sus hijos a los turnos programados”, comentaron desde el Servicio.

“Nuestro objetivo siempre es que el niño reciba todas las atenciones necesarias para su buen crecimiento, y asistir a las familias en todo este proceso; para ello trabajamos multidisciplinariamente con otras áreas del hospital: pediatría, obstetricia, odontología, enfermería, entre otros servicios”, detallaron.

“De esta manera, y una vez finalizada los controles correspondientes al niño, les proveemos de leches y suplementos nutricionales, en los casos necesarios; y a las mamás les damos consejos sobre diversos temas que tienen que ver con los alimentos que debe consumir su niño y la importancia que tiene este consumo en su crecimiento y desarrollo”, agregaron.

“En el caso de las madres originarias, por costumbres culturales, ellas suelen alimentar exclusivamente con leche materna a sus niños hasta pasado el año y medio. Ese es uno de los temas sobre los que trabajamos con las familias y con la ayuda de los agentes sanitarios de las comunidades insistimos en la importancia de que a partir de los seis meses incorporen a la alimentación del niño alimentación solida según recomendaciones del pediatra”, finalizaron.