Compartir

Con charlas en instituciones educativas, visitas casa por casa para dar información a los vecinos, fumigaciones domiciliarias y en lugares públicos, el ministerio de Desarrollo Humano formoseño a través del hospital de Las Lomitas profundiza en esta época del año la campaña contra el dengue.

Las múltiples actividades delineadas en esta localidad situada en el centro oeste de la provincia, apuntan especialmente a concientizar a la comunidad sobre la importancia de la eliminación de criaderos de mosquitos, en este caso el Aedes aegypti, especie que transmite la enfermedad.

Visita a las escuelas

De este modo, los brigadistas sanitarios del nivel central, acompañados por profesionales del equipo de salud del nosocomio distrital, brindaron charlas durante estos días en las escuelas primarias n° 356 y n° 42, y en la escuela secundaria n° 37, donde difundieron las medidas para prevenir el dengue a los alumnos y a la comunidad educativa en general.

Con demostraciones prácticas, explicaron la necesidad de desechar todos los objetos que tengan forma ahuecada que puedan acumular agua, recalcando que en dichos lugares los mosquitos se alojan para poner sus huevos en las paredes que luego son larvas y se transformen en nuevos mosquitos.

Indicaron que debe evitarse dejar tirados en los patios, o descubiertos sin taparse,  “cualquier recipiente que pueda ser un criadero” desde los más pequeños como una tapita de gaseosa hasta los más grandes como los tanques, cisternas, piletas. Para ello es fundamental “eliminarlos en bolsas de basuras bien cerradas si no se utilizan, o colocarlos boca abajo, bajo techo o bien tapados en el caso de los que se usan diariamente”.

También describieron las características físicas de la especie de este mosquito (patas y torso negro con rayas blancas), para que en las casas puedan identificarlo fácilmente. Y repasaron que le gusta vivir en los huecos de objetos o naturales que contienen agua limpia, quieta y fresca donde les da mayormente la sombra.

Revelaron que la enfermedad se transmite mediante la picadura que el mosquito hace a una persona sana después de haber picado a una persona enferma. “Solo se transmite a través de la picadura y no tiene hasta el momento un tratamiento ni medicamentos definidos, por eso las medidas de prevención para evitar la reproducción y la  presencia de mosquitos en el ambiente, son la clave para evitar la enfermedad”, insistieron.

Para concluir recordaron la necesidad de proteger al cuerpo de las picaduras con repelentes, usando ropas de mangas y botamangas largas, y calzados cerrados. Al respecto subrayaron que estos cuidados en las personas que van a estar al aire libre al amanecer y al anochecer, horarios de mayor actividad de los mosquitos. “El repelente debe aplicarse cada dos horas, sobre la piel expuesta y también sobre la ropa”.