Compartir

El agua es una de las alternativas para mitigar las altas temperaturas. Pero refrescarse y realizar actividades sin los cuidados necesarios en piletas de lona, piscinas, riachos, ríos y lagunas, puede ocasionar lesiones graves y ahogamientos, que pueden generar discapacidades o causar la muerte.

Desde el ministerio de Desarrollo Humano de la provincia se informa que los que corren más riesgo son los menores de cinco años, ya que se sienten atraídos por jugar y disfrutar en el agua, sin advertir los peligros que esto puede acarrear. Por ese motivo es indispensable la supervisión de los pequeños por personas mayores responsables incluso en piletas de plástico o lona con escasos centímetros de agua, fuentones o tachos.

 

Ahogamiento

 

La cartera de salud provincial señaló que otro grupo con alto riesgo de sufrir ahogamientos es el de los adolescentes y jóvenes, que suelen subestimar los riesgos y desconocer sus limitaciones, algo que se potencia durante los juegos grupales o la ingesta de alcohol. A su vez, se recomienda solo ingresar a los lugares habilitados. Se recomiendan el uso de salvavidas, según corresponda.

 

Recomendaciones

 

Dentro de las recomendaciones indicaron a los bañistas, que antes de zambullirse verifiquen la profundidad del espejo de agua, como así también que no haya objetos o personas con las que se pueda colisionar.

También se aconseja evitar el consumo de alcohol y las comidas copiosas antes de ingresar al agua, o esperar por lo menos una hora después de comer para no sufrir calambres. Se debe tener precaución con los vidrios, botellas o alambres que se pueden encontrar en el agua  o en los alrededores, los que podrían causar cortes y heridas.

Se recomienda que las personas con problemas crónicos de salud (cardíacos, respiratorios, neurológicos, etc.) deben contar con autorización médica y su condición comunicada a los guardavidas.

No se recomienda la natación para personas bajo tratamiento con sedantes o con efectos sobre el sistema nervioso central.

 

Acción

 

Las personas a cargo de grupos que realicen actividades dentro o en las cercanías del agua, deben contar con entrenamiento en resucitación cardiopulmonar, así como también saber cómo activar el sistema de emergencias médicas en caso de necesidad. Para este caso, el número gratuito de teléfono para pedir una ambulancia en la provincia es 107.

Por último, ante la presencia de una persona que se está ahogando en aguas profundas o turbulentas, no se debe intentar un rescate si no se está entrenado para ello. Lo que corresponde es avisar al socorrista o buscar el apoyo de personas calificadas.

 

Recordatorio para padres

 

Recuerde que no debe perder de vista a su hijo. Los niños se pueden ahogar silenciosamente en cuestión de segundos.

Recuerde que los niños deben usar chalecos salvavidas que se ajusten bien al cuerpo, en lugar de juguetes para la piscina inflados con aire (como flotadores en los brazos o tubos de flotación). Estos juguetes no están diseñados para proteger a los niños. También es importante el uso de un protector solar.