Compartir

Un amplio programa de actividades se desplegó la semana pasada desde el Hospital de la Madre y el Niño para evocar el Día del Prematuro, que se recordó este 17 de noviembre, marcando que la clave es llevar información a la población sobre los partos, los cuidados y los derechos de los bebés prematuros.

La médica pediatra y neonatóloga Norma Benítez Princich, jefa de Docencia del mencionado nosocomio insignia de Formosa, explicó que “como hospital y en un trabajo intersectorial nos adherimos a la Semana del Prematuro, buscando concientizar de que nacen muchos niños prematuros, ya que se estima que cada diez niños que nacen uno es prematuro y de esos los muy prematuros tienen muy alto riesgo de fallecer, hasta en un 50% los menores de 1500 gramos”.

“Este año la temática a trabajar fue que los prematuros tienen diez derechos que ya están estipulados como decálogo del niño prematuro”, detalló la profesional, subrayando que “en este 2019 tanto Unicef como la Nación y todas las provincias que adherimos trabajamos para que la población tome conciencia del nacimiento de un prematuro, todo lo que requiere para la sobrevida y el trabajo en equipo que implica que ese niño haya venido al mundo demasiado pronto”.

Precisó que “este año se recordó que todos los niños prematuros tienen derecho a que se cumplan sus derechos”, apuntando que en ese sentido “toda la semana pasada hemos trabajado con charlas, folletería, entre otras acciones en los Servicios de Neonatología y Nutrición, previniendo la retinopatía del prematuro, realizando los fondos de ojo y sobre todo acompañando a las madres y a las familias que tienen internados a sus hijos en el servicio, con diferentes presentes y charlas sobre temas como la RCP para prematuros y desarrollando un amplio programa”.

“La provincia de Formosa está trabajando en esta temática desde la Red de Seguimiento de Prematuros y la idea es que no se trabaja sólo cuando está el prematuro, sino que ya en la prevención del nacimiento prematuro con los obstetras, donde el primer derecho que se recuerda es que la prematuridad se puede prevenir a través de un control -en muchos casos, no todos- adecuado del embarazo”.

En tal sentido, hizo hincapié la doctora Benítez Princich en que “se trabaja en equipo”, enfatizando que “así se trabaja en el Hospital de la Madre y el Niño, acompañando a las madres en la extracción de la leche, contribuyendo a reducir la morbi-mortalidad del prematuro, en un control exhaustivo del embarazo con el equipo de obstétricos y también en la prevención de la retinopatía del prematuro porque al haber mayor sobrevida hay complicaciones, por lo cual hace mucho que se realizan los fondos de ojos, los láser de los niños que lo requieren, etcétera, garantizando asimismo una gran enfermería, ya que los enfermeros se capacitan especialmente en forma permanente para el cuidado de este tipo de niños”, finalizó.