Compartir

El Infarto Cerebral más conocido como Accidente Cerebrovascular (ACV), es una patología que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) representa la segunda causa de muerte y la primera de discapacidad entre los adultos a nivel global.

Por tal motivo especialistas del Hospital de Alta Complejidad “Juan Domingo Perón” siguen apuntando al tratamiento preventivo y de rehabilitación para enmendar las secuelas que quedan en estos pacientes.

El Dr. Fernando Auvieux, del Departamento de Neurociencias explica que existen dos tipos de infarto cerebral, dependiendo de que se produzca una obstrucción o una rotura de una arteria. En los primeros casos llamados isquémicos, el origen suele ser una placa de ateroma que produce una lesión en las neuronas y en el tejido cerebral. En tanto los hemorrágicos, la causa suele ser la hipertensión arterial y anomalías vasculares como aneurismas cerebrales.

Los síntomas van a depender exclusivamente del lugar donde se produjo el infarto, puede verse en territorios del cerebro, que sean de dominio motor, sensitivo, del lenguaje, del equilibrio o funciones del tronco.

Estasseñales son repentinas de comienzos bruscos en el cual si el paciente está despierto puede detectar el momento en el que empieza el ataque ya sea por una disminución de fuerza, de una parte del cuerpo, brazo, pierna, una desviación facial de la cara, la boca, comisura labial, perdida del campo visual, desorientación, dificultad para hablar o para entender el lenguaje.

El ACV se puede dar en cualquier momento de la vida, está relacionado con los factores de riesgos como el tabaquismo, falta de actividades físicas, hipertensión, diabetes, obesidad.  A partir de los 40 años el hombre puede ser más propenso y después de los 50 años en el caso de la mujer.

Los profesionales recuerdan que tanto el tratamiento como la información adecuadason muy importantes para trataresta enfermedad aguda, si las personas acuden dentro de las tres o cuatro horas que empezó el evento se puede realizar un tratamiento efectivo para destapar las arterias que se llama trombolisis, donde se recuperan gran parte de los síntomas.