Adultos mayores capitalinos de 80 a 85 años recibieron la vacuna contra el COVID-19

Compartir

En el marco de la campaña de inoculación provincial, las personas de esta franja etaria fueron alcanzadas con la primera dosis. Expresaron su agradecimiento al Gobierno provincial.

Este sábado, en el horario de 7 a 13 horas, el Gobierno provincial a través del Ministerio de Desarrollo Humano, continuó con la campaña de inoculación a los adultos mayores de entre 80 a 85 residentes en la ciudad de Formosa. Es decir, se abarcó a las clases 36, 37, 38, 39 y 40; a través de vacunatorios en once escuelas estratégicamente dispuestas.

De esa forma, la aplicación de la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 se realizó con total normalidad en los establecimientos educativos de la EPES Nº 35, EPEP Nº 18, EPEP Nº 31, EPEP Nº 179, EPES Nº 30, EPEP Nº 335, EPEP Nº378, EPEP Nº 407, EPEP Nº 217, EPEP Nº 82, EPEP Nº 73.

A su vez, se informó que aquellos mayores de 85 años que no se habían vacunado en la campaña desplegada el fin de semana pasado, también pudieron hacerlo en esta jornada. 

Desde muy temprano, con tranquilidad y alegría, abuelos y abuelas acompañados por sus familiares asistieron a los establecimientos educativos para aplicarse la dosis.

Fue un proceso rápido y ágil el que se llevó a cabo, donde las personas al ingresar a las escuelas, eran recibidas por los voluntarios por la salud y la vida, quienes los orientaban hacia los puestos vacunatorios.

En ese sentido, el responsable de la vacunación en la EPEP Nº 73, el doctor Roberto González, del centro de salud del barrio Villa del Carmen, sostuvo a la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR): “El único requisito es contar con el DNI para corroborar el año de nacimiento, porque la vacuna una vez aplicada se deben registrar tanto los datos del paciente y el código de la dosis en el sistema de la Nación”.

También se tuvieron en cuenta las situaciones de aquellos adultos mayores con dificultades para caminar. Para ello, la cartera de Desarrollo Humano dispuso móviles para el traslado del vacunador y el registrador hasta los domicilios, al igual que el personal de salud se acercó hasta los automóviles que transportaban a los abuelos para así inmunizarlos.

Ese último fue el caso de Oscar, del barrio San Francisco, que tras recibir la vacuna en las afuera de la EPES Nº 35 “Arturo Jauretche”, dijo: “En cinco minutos me la aplicaron, fue rapidísimo, todo está muy bien organizado”.

Lo mismo en la EPEP 217 del barrio Bernardino Rivadavia, donde María Esther recibió su dosis en el automóvil y se mostró muy feliz tras ello.

Satisfacción

AGENFOR dialogó con el empresario supermercadista Carlos Méndez, quien junto con su esposa en la escuela 179 “Dr. Juan Bautista Alberdi” del barrio Don Bosco se vacunaron contra el coronavirus.

“Hace bastante esperaba vacunarme porque tengo que viajar a Buenos Aires por un problema de salud”, contó el dueño de la cadena APA; y evaluó que “esta campaña es una satisfacción para el todo el pueblo formoseño”.

Y añadió: “Más para nosotros que somos los más perjudicados en esta pandemia. Lo principal es que llegue a todos, para que así podamos disfrutar lo que nos queda por vivir”.

En ese mismo establecimiento, Cirilo Pastor Castaño, del barrio Obrero, fue otro de los que dejó su testimonio tras inocularse: “Tomé unos matecitos temprano y luego vine con mi hijo a la escuela para recibir la dosis contra este gran mal que es el coronavirus. Estoy muy agradecido con el Gobernador por la oportunidad que tenemos de vacunarnos”.

Su hijo, Daniel Castaño, destacó que su papá estaba muy ansioso por la vacunación: “Ahora, vamos a esperar la colocación de la segunda dosis el próximo 8 de mayo”.

En la EPEP 82, la licenciada Lorenza Falcón, a cargo del operativo, declaró que allí la jornada se desarrolló sin inconvenientes. “La gente acudió con predisposición y salió satisfecha con la vacunación. Teníamos una nómina de 35 a 40 personas adultos mayores en el padrón”.

Dijo, además, que como personal de salud  “es un orgullo formar parte de esta campaña que cuidar a nuestros mayores”. 

Por otro lado, destacar el gran apoyo de los voluntarios por la salud y la vida. En ese sentido, Fernando Aranda, integrante de este equipo formado en su mayoría por jóvenes, dijo que sentía una gran satisfacción ser parte de la campaña ya que “estamos cuidando al grupo etario que más riesgo corre en esta pandemia”.