Compartir

“No es cierto y está probado que aumentando las penas se resuelven cualquier tipo de conflictos”-

Desde la Defensoría del Pueblo, se resaltó la aprobación por el Congreso de la Nación,  de la Ley conocida como “Ley Vial o Ley de Delitos Viales”, y por la cual se agrava las penas para los conductores que matan al volante. De esta forma, finalmente se sancionó el proyecto impulsado por la ONG Madres del Dolor, que desde hace doce años reclaman castigos más severos para quienes protagonizan siniestros viales estando alcoholizados, drogados, que manejan con exceso de velocidad o que se escapan del lugar del accidente y abandonan a las víctimas, casos varios que se han dado también en nuestra provincia.

En la Argentina, según las estadísticas, 25 personas mueren cada día por siniestros viales, por lo cual a partir de la sanción de esta ley,  no podrán obtener la excarcelación quienes provoquen la muerte de una o más personas y se dé a la fuga, maneje a un 30% más de la velocidad máxima permitida o tenga 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre (profesionales) o 1 gramo por litro de sangre (particulares).Hasta ahora, la mayoría de los conductores que provocaban estas tragedias terminaban en libertad, ya que la mayoría conseguía la calificación de “delito culposo” y, por lo general, las penas no superaban los 3 años.Con la aprobación de esta norma, se modifica parte del artículo 84 del actual Código Penal y se establece un agravante de la pena, que será de 3 a 6 años de prisión para los conductores que provoquen muerte o lesiones graves en una serie de casos que se enumeran.Además se incorpora el concepto de “conducción temeraria”, que apunta a los casos donde el conductor, además de cometer el hecho, lo hace “a sabiendas de que está causando un daño”.

El Ombudsman Provincial, Dr. José Leonardo Gialluca considero que este es cambio positivo, pero esperábamos algo más profundo, ya que no se incorporaron los delitos relacionados a seguridad vial, que son los que pueden evitar muertes. Se legisló para cuando ya la muerte ocurrió; y si bien la tolerancia cero al alcohol es uno de los cambios más importantes, especialistas sostienen que el endurecimiento normativo es insuficiente si no se cumplen ciertas condiciones, y entre ellas están las de campañas de concientización, controles de alcoholemia en los lugares y horarios en los que más ocurren los accidentes y llevar estadísticas públicas por parte del Estado que permita orientar los trabajos de las autoridades, pues existen personas dentro de nuestra sociedad que no respetan su vida y menos la ajena y las normas viales, se trata de una cuestión cultural y debemos entre todos lograr un cambio de actitud por parte de los conductores, porque de lo contrario para ellos no va a cambiar nada.