Compartir

Patricia Pastor, precandidata a diputada nacional suplente de Formosa por el Frente de Todos (FdT), repudió la pérdida de los derechos laborales que ocasionó el Gobierno Nacional de Mauricio Macri, lamentando también que cada vez sean más los jóvenes que deben abandonar sus estudios universitarios por no poder afrontar los gastos de alquiler y alimentos.

Recordó que “la primera medida que tomó el Gobierno de Mauricio Macri, aparte de la devaluación, fue sacar las paritarias y un montón de beneficios laborales que se lograron después de muchísimos años de lucha de los trabajadores”, lo cual “nos ha impedido mejorar colectivamente nuestros salarios”.

En ese sentido, condenó que para un amplio porcentaje del pueblo argentino “la vida pase por el hoy”, casi sin proyectos a futuro porque ya no se puede llegar a fin de mes.  

“Me afectó mucho que ya desde el año pasado muchos de mis alumnos en la Universidad se tuvieron que volver a sus pueblos porque no podían pagar el alquiler o porque no les alcanzaba para comer”, lamentó, repudiando a su vez que “se redujeron en más del 60% las Becas Progresar, que son nacionales, las que a muchos de los jóvenes les permitían abonar gran parte del alquiler o destinarlo a la comida o a los apuntes”.

Marcó que “para las familias formoseñas se ha convertido en un gasto enorme tener los hijos estudiando en la ciudad capital y se han vuelto a sus pueblos. Si bien nosotros en cada localidad tenemos un instituto de formación terciaria, hay jóvenes que han decidido o anhelaban estudiar alguna otra carrera en la Universidad, es un derecho también poder hacerlo”.

“La lista de cosas que la gestión de Macri arruinó en tres años y medio es increíble. No hay sector, campo o área de la vida cotidiana que no haya sido afectado por este Gobierno Nacional”, reprochó, categórica.