Compartir

Un amplio despliegue de maquinarias, recursos humanos y logística desplego Vialidad Provincial en franjas del interior, como en el extremo oeste, donde lluvias extraordinarias deterioraron severamente la trama vial de tierra.

Media docena de motoniveladoras  e igual número de camiones volcadores, carretón, una excavadora.

Retroexcavadora, tractor con pala, forman parte del equipo vial junto a operarios afectados a la intensa labor a partir de la emergencia por precipitaciones que en un par de días superaron los 220 milímetros

Desde Vialidad Provincial se dispuso ejecutar varios frentes de trabajo, el que en el caso de los departamentos del oeste del territorio comprende varias zonas de fuerte intervención en los caminos vecinales y rutas. Por ejemplo en los caminos secundarios que vinculan a El Chorro-El Alazan-Lote 8 y el que une a El Chorro-Maria Cristina, el que vinculada a Pozo Sargento-Pozo de Maza, el que va entre el campamento Solidaridad y El Quebracho, además de la sección de la ruta 39 entre Ingeniero Juárez-Pozo Sargento.

Quien confirmo este plan vial en ejecución fue el administrador general de la DPV, Fernando De Vido, al exponer que “si bien todas las jurisdicciones viales están activas en forma permanente,  se diseñan esquemas de trabajos determinados  tras cada nueva lluvia, sobre todo ante registros de magnitud que generan severos deterioros en la trama vial, agravados por la planicie propia de nuestro territorio surcado por esteros y bañados”.

De Vido expuso que “en este tiempo de lluvias de una intensidad excepcional se trabaja a destajo en zonas donde surcan caminos que entre la red primaria y secundaria comprende 1400 kilómetros y otros 5100 kilómetros forman parte del entramado de caminos vecinales, es decir  unos 6500 kilómetros de trazas de tierra”.