Amplio y completo servicio obstétrico beneficia a la salud de las embarazadas originarias de La Primavera

Compartir

Mediante un trabajo ordenado, planificado y multidisciplinario, se ofrecen atenciones que se completan con otras numerosas prestaciones, destinadas a vigilar de cerca al binomio madre – hijo.

De lunes a viernes, tanto por la mañana como por la tarde, el servicio de obstetricia del Centro de Salud La Primavera, comunidad de etnia Qom, está disponible para las embarazadas que allí residen. A través de atenciones que se hacen a demanda y mediante turnos programados, modalidad que se replica los días martes y jueves por la tarde en el centro de salud Nazareno, ubicado en otro punto de la comunidad.

Así lo indicó la responsable del servicio, licenciada en obstetricia Roxana Mariel Gómez, quien se desempeña en el lugar desde hace 17 años. Comentó que además de las atenciones en consultorio, diariamente se hacen recorridas por los domicilios, las cuales son programadas y tienen por finalidad “controlar, aconsejar, acompañar” y otras acciones planificadas para cuidar a las embarazadas.

Monitoreo

Señaló que, actualmente, tienen en control a “25 embarazadas, siendo 10 de ellas primigestas (primer embarazo) y el resto ya tienen embarazos anteriores”.   La captación se hace por medio de los agentes sanitarios, que continuamente hacen la búsqueda activa de mujeres embarazadas a través de los controles cuando visitan las casas. Y cuando ellas mismas, de manera espontánea, se acercan a hacer la consulta “por falta del sangrado menstrual”.

En ambos casos, se hace la apertura del carnet prenatal “mediante el cual se solicitan los estudios complementarios como análisis de laboratorio y ecografía”. En tanto que, de acuerdo a la edad gestacional “se indican las vacunas. Esto se complementa con la entrega de leche, sulfato ferroso y ácido fólico y se pide la interconsulta odontológica correspondiente”.

Explicó que, cuando alguna no viene a su control programado se hace la búsqueda “el agente sanitario va al domicilio, pregunta los motivos por los cuales la paciente no asistió y de ser necesario la trae hasta aquí con la ambulancia, siempre y cuando la paciente esté de acuerdo.  Porque muchas veces tienen hijos pequeños, no tienen quien los cuide y no quieren dejarlos solos. Cuando esto sucede se busca acordar con ellas un día y se las busca nuevamente para hacer el control”.

Partos

Los partos se realizan en el hospital de Laguna Blanca “siempre y cuando tanto la mamá como el bebé estén en condiciones normales, en buen estado de salud general”. Si hay alguna complicación detectada por el ginecólogo que no puede ser resuelta allí “y puede presentarse un riesgo de vida para alguno del binomio madre – hijo, se lo deriva para el hospital de la Madre y el Niño”.

Destacó en ese sentido, que el sistema de salud provincial tiene un circuito muy bien programado, para lo cual “articulamos la atención entre los efectores, desde el primer nivel de atención que somos nosotros como centro de salud.  Cuando es necesario, hacemos la derivación a Laguna Blanca que es el segundo nivel de atención.  Y si hace falta, desde ahí, por ejemplo en caso de prematuréz extrema y otras complicaciones, se deriva nuevamente hacia la Madre y el Niño que es el tercer nivel de atención”.

Hizo notar que, más allá de que el parto sea natural (vaginal) o por cesárea, cuando se da el alta conjunta a la mamá con su bebé, son nuevamente traídos en ambulancia hasta su hogar en la comunidad.

Luego, estando ya en la casa, se designa a un enfermero o agente sanitario para realizar las visitas diarias que tienen como fin el seguimiento, tanto del niño o niña como de la mamá.

Finalmente, la licenciada agradeció a todo el equipo de salud que la acompaña para dar a las embarazadas la mejor atención, como también al Ministerio de Desarrollo Humano y al Gobierno de la Provincia que “nos apoyan y acompañan en todo momento para que podamos hacer esta tarea diaria que la hacemos con mucho amor por nuestra comunidad”.