Análisis de las últimas precipitaciones ocurridas en la localidad de Ingeniero Juárez

Compartir

Dado el efecto que tuvieron las últimas lluvias ocurridas en la localidad de Ing. Juárez, el equipo de Recursos Hídricos y la Agencia de Extensión Rural, dependientes de la Estación Experimental de INTA Ingeniero Juárez, consideraron de interés realizar un análisis histórico de las precipitaciones.
Según los datos registrados por la Red Pluviométrica de la Provincia de Formosa y por la AER INTA Ingeniero Juárez, la precipitación media anual en esta localidad es de 642 mm (datos de 46 años). En el año en curso, la precipitación acumulada desde enero a abril es de 746,5 mm. Esto es 106,5 mm más de lo que se espera normalmente que llueva en todo el año.

El periodo en que ocurren las mayores precipitaciones va desde el mes de octubre de un año al mes de abril del año siguiente. A este periodo lo llamamos periodo de lluvias. Lo que normalmente llueve en este periodo es 563 mm.

En este último periodo de lluvias (oct/2016 a abril/2017), la precipitación fue de 1156 mm, esto es 593 mm más de lo que normalmente precipita en ese periodo.

El lunes 3 de abril del corriente año se registró una precipitación de 175 mm, siendo este el mayor registro de un evento ocurrido en los últimos 46 años. Esta situación provocó la acumulación de agua en algunos barrios de la localidad de Ing. Juárez, que permanecieron en este estado durante días, y el anegamiento de caminos, dificultando el acceso a los puestos que forman parte del ejido municipal.

En 46 años de registros, un año hídrico similar a este sólo se observó una vez, entre los años 2007/2008, periodo en el que se registró 1135 mm, con dos eventos con precipitaciones superiores a los 100 mm (150 mm en diciembre y 105 mm en abril).

A nivel productivo, es importante destacar que el agua precipitada, se acumula en perfil de los suelos, permitiendo un mejor desarrollo de las pasturas naturales e implantadas, de la vegetación del monte nativo y la captación y almacenamiento de agua en las represas que tienen los productores, como así también la recarga del agua subterránea. Permitiendo que los productores se encuentren con sus campos en mejores condiciones para afrontar el período de menores precipitaciones.