Compartir

El doctor Roque Silguero, decano de la Facultad de Administración, Economía y Negocios (FAEN) de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), analizó la situación del Mercosur tras el triunfo de Jair Bolsonaro, electo este domingo como el nuevo presidente de Brasil.

El presidente electo de Brasil, el ultraderechista Bolsonaro, tendrá entre sus principales funcionarios a Paulo Guedes, economista neoliberal formado en Chicago que dio algunas precisiones sobre el futuro Gobierno del principal socio comercial de Argentina. “La Argentina no es una prioridad; el Mercosur tampoco es una prioridad”, dijo ante la prensa, definiendo al bloque regional como una “alianza ideológica” de la cual “Brasil quedó prisionera”, y reiteró: “Nosotros no vamos a ser prisioneros de relaciones ideológicas. Nosotros haremos comercio”.

Al respecto, el doctor Silguero, quien es titular de la Cátedra «Mercosur» de la carrera Contador Público en la FAEN, señaló que «hasta ahora son todos fuegos de artificio, hay que ver qué hay en realidad».

Expuso que «Brasil tiene una Cancillería que se denomina usualmente como Itamaraty que tiene 200 años de experiencia, por lo cual es muy difícil sustraerse de ese esquema muy cerrado de ese funcionariado de carrera que en realidad es el que marca en el mediano y largo plazo la política exterior del Brasil, identificando intereses que no son de coyuntura, de cuatro años, sino son de mediano y largo plazo».

«Así que hasta que no vea decisiones concretas del Brasil, por ejemplo una extrema como abandonar el Mercosur, hasta que eso no ocurra, me parece que todo esto forma parte de este juego dialéctico que viene haciendo Bolsonaro, con el que no le ha ido mal, ha sido coronado como presidente de Brasil, nada más y nada menos», explicó, indicando que «hay que tener mucho cuidado y ver qué va a hacer Brasil cuando este hombre asuma el 1° de enero como presidente».

Sin embargo, hizo notar que «independientemente de estos dichos, hay que decir que el Mercosur, no solamente para Brasil, sino para los cuatro países que lo integran salvo el caso de Venezuela que fue suspendido, hoy en día y desde hace unos años a esta parte ha prácticamente salido de la agenda de intereses inmediatos tanto de política interna como exterior».

«Entonces, por ahí lo que dice este hombre, el posible ministro de Economía de Brasil, no sea más que una expresión de la realidad de lo que viene ocurriendo en el Mercosur», remarcó.

 

Aseveró en ese sentido que «no sé si el Mercosur le interesa a la Argentina, a Uruguay, a Paraguay; esta gente (Brasil) lo dice, pero si uno revisa los hechos a los cuatro estados del Mercosur, por lo menos a la élite política del Mercosur, parece que le interesa muy poco la integración regional, lo que es lamentable para los que creemos que la unidad latinoamericana es un valor que va más allá de la coyuntura política».