Compartir

El Gobierno provincial “mantiene desplegados los equipos para que continúen siendo atendidos los habitantes de las comunidades originarias afectadas por el río Pilcomayo”, cuya crecida extraordinaria dejó una capa de sedimento y barro que enterró camiones, viviendas, iglesias y escuelas.

El ministro de Planificación, Inversión, Obras y Servicios Públicos, Daniel Malich, señaló que la gran cantidad de sedimento y barro “es uno de los graves inconvenientes que generan los desbordes del Pilcomayo, que es un río que trae muchos sedimentos cuando desciende de la zona montañosa de Bolivia y baja a Salta”.

“Al ingresar a nuestro territorio va perdiendo velocidad y esto hace que se genere el depósito de los sedimentos hasta casi el total de la altura de la crecida. Queda ese depósito de tierra que tapa todo lo que encuentra”, puntualizó el funcionario.

Expuso que “tenemos varias comunidades originarias damnificadas en la zona de El Churcal, La Esquina, San José, Isla García, Tres Duchan y Quebrachito, las cuales están a la vera de las defensas”, recordando que “en una zona cercana a las mismas fue donde se produjo la rotura de la defensa y el agua ‘utilizó’ el paralelo de ésta para generar una nueva corredera por donde escurrirse, afectando a esas comunidades”.

El ministro Malich refirió que “todo tipo de construcciones se ven afectadas por estos sedimentos, como escuelas nuevas que hace poco fueron inauguradas, iglesias como la Anglicana y viviendas”, indicando que “en esa zona se han construido desde el Gobierno provincial muchas casas para las comunidades originarias. También, fueron afectados automóviles, camiones, entre otros”.

“En materia económica es una pérdida muy importante, pero afortunadamente no tuvimos que registrar consecuencias para la vida humana”, remarcó.

En ese sentido, el funcionario hizo notar que “el Estado provincial, más allá de contrarrestar esas pérdidas materiales, mantiene todavía desplegados los equipos para que continúen siendo atendidos los habitantes de las comunidades originarias afectadas”.

Subrayó por último que “hay un gran trabajo de los equipos técnicos y sociales que, desplegados en la zona, están abocados en conjunto con las comunidades a la búsqueda de un lugar específico de altura donde puedan ser reubicadas las mismas”.