Compartir

El intendente de Laguna Naineck, Julio Murdoch, tras señalar que el 60% de la producción tomatera de la zona ya fue vendida y que se trabaja con buenas perspectivas en colocar el remanente en el Mercado Central de Buenos Aires, advirtió a la “pata política” en torno a reclamos de algunos dirigentes sobre perdidas producto de dificultades en el proceso de comercialización.

A modo de contextualizar el escenario del sector, el jefe comunal aludió al importante apoyo del gobierno provincial con los municipios de la zona de lo que ha sido identificada como cuenca tomatera de la región, que engloba a poblaciones como Paraíso, San Juan y Palma Sola. “Semillas hibridas de primera calidad, cobertores plásticos de alta resistencia que permiten resguardar la fruta de las heladas, fungicidas e insecticidas y el aporte del cloruro de potasio, que es fundamental para la floración y rendimiento del fruto. Incluso existe un permanente asesoramiento técnico de una ingeniera agrónoma que de manera exclusiva se dedica a asistir a los tomateros concurriendo a los lotes de los pequeños productores”, preciso.

Afirmo que “los pequeños tomateros están más que conformes con toda la asistencia del estado en todo lo ciclo productivo, alcanzando ventas interesantes con valores de hasta $200 la caja y también de unos $150 en otros casos”, para aludir a que los productores saben que “el tomate es muy sensible en cuanto a la oferta y la demanda del mercado”.

Murdoch afirmo que “venimos trabajando permanentemente con el ministerio de la Producción a fin de que se pueda comercializar el remanente. Yo justamente la semana pasada estuvo haciendo gestiones en el Mercado Central de Buenos Aires a fin de que pueda colocar lo que está quedando de tomate en chacra, ya que se debe saber que el 60% de la producción fue vendida”

Dejo en claro el jefe comunal que “hay un dialogo permanente con las organizaciones intermedias, no hay teléfono cortado de ninguna manera y, hay que ser claros, en este contexto nacional no se puede manejar el mercado”, comentando que “esta misma mañana de lunes hable con algunos productores y les conté sobre las gestiones que venimos haciendo con privados y que confiamos se logren cerrar para así estar realizando una o dos cargas importantes de tomate para el Mercado Central de Buenos Aires. Incluso semanas atrás y cuando organizamos un acercamiento con importadores de tomate, de los doscientos tomateros solo estuvieron catorce, y bueno no llegaron a un acuerdo con el precio, por lo que seguimos trabajando en otras líneas de ventas con mercados argentinos”.

Entiende que “en vez de perder tiempo con críticas o tratar de crear protestas, deberían estar aquí trabajando codo a codo en organizar estas cargas que estamos previendo al Mercado Central”, para advertir su convicción de que “en esto hay también una “cola política”, porque se afirma maliciosamente acerca de un estado ausente, y es todo lo contrario, ya que el gran porcentaje que demanda la siembra de tomate la afronto el gobierno provincial, y las familias con su trabajo y dedicación hizo posible una muy buena producción”.

Expuso asimismo que “otro aspecto que algunos evitar hablar pero genera tremendos perjuicios es la decisión nacional de liberar las importaciones”, para marcar que “algunos dirigentes que en nuestra zona promueven manifestaciones, justamente responden políticamente a un gobierno nacional que habla mucho de la defensa de las economías regionales, pero que en los hechos habilito una apertura indiscriminada de producción externa de países como Paraguay, y que por supuesto nos impacta negativamente”.

“La banana, la próxima afectada”

Alerta el intendente que “esto de la apertura indiscriminada de productos de mercados externos en algunos meses más afectara al sector bananero, a quienes estamos aportando en este tiempo insumos, incluso la cosecha se adelantaría y podría darse a fines de febrero y marzo. Pero si este ingreso sin control se mantiene, la banana del vecino país terminara por asestar un nuevo golpe a nuestra producción”.

“Hay estadísticas del SENASA que nos muestran que en los meses de enero y febrero 2015 respecto a los mismos periodos de 2016, aumento en más del doble el ingreso de banana paraguaya”, revelo, para aludir que “antes había una regulación en el ingreso de la fruta, ahora eso se elimino y entra de manera indiscriminada con el tremendo daño que eso nos provoca, ya que terminan “copando” hasta nuestros mercados más cercanos como Chaco y Corrientes”, subrayo.

Dijo que “esperamos alguna medida de protección para el año que viene cuando tengamos la época de plena cosecha, de otra manera desde ya anticipamos poner el grito en el cielo. De otra manera tanto esfuerzo de los productores y tamaña inversión del gobierno en asistirlos integralmente y aportarles transferencia tecnológica desde el CEDEVA, será para nada”.

Concluyo significando Murdoch que “si el pequeño productor formoseño se mantiene trabajando en su chacra es porque hay un estado presente con políticas integrales asistiéndolos de manera permanente. En otros lugares del país, este segmento socio-económico fundamental de las economías regionales ha sido barrido y reemplazado por grandes pooles de siembras, es decir producción sin productores”.