Aseguraron que toda la provincia cuenta con equipamientos sanitarios para situaciones de emergencia

Compartir

El director del Hospital Central y médico epidemiológico, Mario Romero
Bruno, se refirió al estatus sanitario de la provincia y los equipamientos con
los que cuentan ante cualquier situación de emergencia, al tomar la palabra
durante la conferencia de prensa diaria del Consejo de Atención Integral de
Emergencia COVID-19.


En primer lugar, el especialista anticipó que realizarán un informe
correspondiente, que luego darán a conocer, sobre la distribución de los
equipamientos que Nación envió en un avión que llegaría al Chaco en el
transcurso del día.


Luego, explicó que el virus del Covid puede tener “distintos niveles”, ya que
hay un alto porcentaje de pacientes con síntomas moderados, es decir, que
requieren oxígeno; y otra menor proporción que necesita terapia intensiva y asistencia respiratoria mecánica.


“Teniendo en cuenta esto, los equipamientos están distribuidos en toda la
provincia, desde Ingeniero Juárez hasta Formosa. Todos los establecimientos de salud tienen, de acuerdo a su nivel de complejidad, la preparación y las camas dispuestas para la atención específica de esta situación”, aseguró.


Y remarcó: “Se está previendo aumentar la cantidad de camas, así que
respecto a la preparación tanto de espacio físico como de recursos humanos
preparados para esta contingencia se están disponiendo todos los recursos”.
En ese sentido, Romero Bruno sostuvo que “estamos en fase de alerta y
preparación”, por lo cual disponen de este tiempo sin virus en la provincia
para mejorar todas las prestaciones y la logística.
“En eso podemos dar garantía a todos los formoseños, que se están tomando todas las medidas necesarias para tener una respuesta adecuada en caso de que ocurra algún caso eventualmente”, afirmó.

Por su parte, el ministro de gobierno, Jorge González, recordó que hace unos días se puso en funcionamiento el depósito de oxígeno líquido que preserva el Polo Científico Tecnológico.


“Contiene allí el almacenamiento de prácticamente 20 días del oxigeno que
requiere la provincia por mes, ese es un paso muy importante para tener un respaldo ante esta situación de emergencia. Y la provincia compró 300 tubos de oxigeno, lo cual nos va a permitir asistir con rapidez a un requerimiento de ser necesaria su utilización”, reiteró.

En ese contexto, aclaró: “Esto empezó hace muchos años, el modelo
formoseño está pensado para brindarle a cada uno de los habitantes de la
provincia las mejores condiciones de vida donde se encuentre, por eso
tenemos armado un esquema, un sistema de salud de complejidad creciente, que brinda la respuesta adecuada a todo el pueblo formoseño”.

Redoblar los esfuerzos

Por otro lado, Romero Bruno insistió a toda la comunidad formoseña a
redoblar los esfuerzos para sostener el estatus sanitario provincial y expuso los fundamentos sobre los cuales se sustenta dicha posición.


“Para el gobierno de la provincia de Formosa, la vida humana es la más
importante. Hay un dicho que parece un slogan pero a Formosa no le sobra
ningún formoseño, todos son importantes. Entonces partiendo de una filosofía humanista, no economicista, que también es necesario, pero va después, serían los fundamentos por los cuales se sustenta el status sanitario que estamos teniendo de mantener las condiciones hasta que esto pase”, relató.


Y siguió: “Sobre todo lo que uno puede esperar, que pueden ser momentos
peores con respecto a la temperatura, estamos viendo un descenso que va a ser progresivo, comienzan a aparecer enfermedades de transmisión respiratoria, entonces es de esperarse”.


Además, sentenció que “es momento de seguir aguantando” para que pase la “peor” época, por lo cual es importante mantener las medidas sanitarias, el control de los ingresos, el aislamiento de las personas en los centros de
alojamiento, el control con respecto a la vigilancia de casos a través del
laboratorio, entre otros.

“La pronta detección de un caso importado nos va a permitir el mejor control de la situación y no dejar librado a que una vez que aparezca un caso puedan ser dos, cuatro”, resaltó.

Y reflexionó: “¿Cuántas personas podrían enfermarse si uno no tiene control? Seguramente más de mil casos y de esos, ¿cuántos pueden fallecer? No es momento para bajar los brazos ni disminuir los esfuerzos, sino aumentarlos, no sólo en casa también en el distanciamiento social y las medidas de prevención”.

Por último, el especialista concluyó: “Es muy claro a donde queremos llegar
como población, que nadie tenga riesgo de morir”.