Compartir

Una nueva recorrida casa por casa, llevada adelante por un equipo multidisciplinario del hospital de la de Gran Guardia, tuvo tugar en la comunidad de El Quebranto.

El equipo a cargo de la recorrida estuvo conformado por médicos, enfermeros, bioquímicos y vacunadores, que se trasladaron hasta el lugar para brindar a las familias múltiples servicios sanitarios gratuitos y controlar el estado de salud en todas las edades.

Según lo comentado desde el equipo, entre las acciones sanitarias se concretó un control integral de salud de los integrantes de cada familia. “Para eso recorrimos cada casa, evaluamos e hicimos un registro de cada paciente atendido”, expresaron.

“Los vacunadores llevaron adelante la revisión de los carnets de vacunación y aplicación de las vacunas establecidas por el calendario vigente, según corresponde a cada edad”, explicaron en primer término. Al tiempo agregaron que los enfermeros se ocuparon de “tomar la presión, controlar el nivel de azúcar, el peso, curaciones” y otras revisaciones.

Asimismo, efectuaron extracciones de sangre de acuerdo a lo indicado por los profesionales médicos “para aquellos pacientes que precisaban realizarse análisis de laboratorio de rutina”. El equipo también realizó la captación de paciente con factores de riesgo y seguimiento a las personas con antecedentes de enfermedad crónica como “diabetes, hipertensión, asma, alergias, sobrepeso y enfermedades cardiovasculares”, agregaron.

Personas de todas las edades de esta comunidad recibieron completos controles e integrales controles de salud y “como hacemos siempre, ponemos énfasis en los niños, embarazadas y adultos mayores porque son los más vulnerables respecto a la salud y requieren de nuestra mayor atención”, puntualizaron los profesionales a cargo.

En la oportunidad, además, se entregaron los medicamentos prescriptos por los médicos luego de las atenciones y anticonceptivos. Todo de forma gratuita. Entretanto aprovecharon la jornada para promover en  las familias la práctica diaria de hábitos saludables tales como: alimentación sana, caminatas diarias u otra actividad física, higiene del domicilio, lavado de manos, actualización constante de los calendarios de vacunas y controles médicos periódicos.

Finalmente, entre los hábitos saludables recomendados, el equipo insistió en las medidas que deben cumplimentarse en los hogares para evitar la presencia del vector del dengue, reiterando que principalmente deben “evitarse los criaderos del mosquito vector de esta enfermedad que es la especie Aedes aegypti, que tiene hábitos de vida domiciliarios, es decir que vive en los mismos lugares que vive la gente. Destruir todo recipiente que pueda ser un criadero es lo fundamental, acompañado por la aplicación de repelente para protegerse de las picaduras”.