Compartir

Dado que este lunes los docentes deben regresar a las escuelas en el marco de la presentación establecida en el calendario educativo para organizar el inicio de clases previsto para el 5 de marzo, en una amplia franja del territorio atravesada por una compleja situación de crisis hídrica, ya se trabaja de manera particular atendiendo la emergencia.

Y justamente a fin de organizar en este contexto de emergencia por inundaciones producto de la crecida extraordinaria del rio Pilcomayo, es que la subsecretaria de Educación,  Analia Heizenreder junto a colaboradores estuvo en aquella zona charlando con supervisores y directivos de la delegación zonal Los Matacos, además de los padres preocupados ante este escenario a tan poco del inicio de clases.

“Tenemos escuelas rodeadas por las aguas y otras de comunidades que están amenazadas por el avance de las riadas, sin embargo los cuerpos docentes están fuertes y ya trabajando codo a codo con las familias. Estuvieron y siguen estando asegurando el servicio nutricional, organizando actividades recreativas y colaborando con las familias en esta contingencia, y por supuesto con todo el entusiasmo para ir ajustándose al calendario escolar con los exámenes en este tiempo y preparando todo para el regreso a las aulas”.

El ministro de Cultura y Educación, Alberto Zorrilla, dijo que la subsecretaria Heizenreder estaba en reuniones de trabajo en la zona de La Madrugada y El Churcal en todos los aprestos cuando cedió una porción de las defensas, por lo que se sumaron a colaborar en la fase de evacuación que se activo entonces.

Indico que “esta semana estamos remitiendo un refuerzo para todos los comedores escolares de aquella zona, y los equipos docentes están preparándose para poner en marcha todo un programa de actividades recreativas y culturales, para entretener a los chicos y mitigar en parte la situación”.

El ministro indico que hemos dispuesto todo un equipo de apoyo que ira rotándose semanalmente a aquella región, para acompañar a “ese maravilloso cuerpo de docentes comprometidos que antes que concluyan las vacaciones estuvieron nuevamente en la escuela. Dan muestra de una vocación de servicio loable, de un amor y entrega por el semejante en general y por el niño en particular digna de resaltar”.