Compartir

El subsecretario de Recursos Naturales y Ecología de la provincia y referente del Partido FORJA en Formosa, Hugo Eduardo Bay, conmemoró al ex presidente Hipólito Yrigoyen, a 87 años de su paso a la inmortalidad.

“Fue el primer presidente argentino electo a través del sufragio libre, universal y obligatorio que estableció la Ley Sáenz Peña, que fue justamente la lucha que Yrigoyen con otros hombres de la época lograron arrancar al régimen conservador”, recordó el funcionario.

Y agregó: “Sufrió los embates y ataques arteros de aquel régimen conservador que no aceptaba las decisiones populares que había tomado él, como ser el Estatuto del peón y otras medidas que tenían que ver con lo nacional y popular y que en definitiva hicieron que fuera perseguido y se constituyera como el primer presidente derrocado por un golpe de Estado”.

Además, Bay sostuvo que lo tildaban de corrupto y reconstruyó uno de los vejámenes a los que fue sometido el día de su derrocamiento: “La juventud conservadora junto con la policía fueron a romper las paredes de su casa porque se decía que tenía lingotes de oro, lo cual era absolutamente falso”.

En ese sentido, el militante aseveró que es rememorado porque a partir de su muerte, los jóvenes radicales yrigoyenistas decidieron seguir su lucha, ya que parte de la Unión Cívica Radical (UCR), partido al que pertenecía el ex mandatario, acordó con los sectores que lo habían combatido y denostado.

“Un sector conservador de la UCR que entendía que estaban más cerca del régimen conservador y la derecha y fueron muchos cómplices del derrocamiento de Yrigoyen. Pero hubo un grupo de jóvenes encabezado por Arturo Jauretche, entre otros, que siguieron la lucha y esa visión nacional que planteaba Yrigoyen. Los que persistieron con esta idea y armaron una línea interna denunciando el acuerdo entre la copula del radicalismo con el régimen conservador”, relató Bay.

Y argumentó que, más adelante, con la aparición del ex presidente Juan Domingo Perón, decidieron sumarse, e incluso con el Partido Renovador Radical, acompañaron y dieron triunfo a la fórmula Perón – Quijano, en el año 46.

“Cuando aparece Perón había pasado más de una década de enfrentamiento con ese régimen, pero empezaron un proceso de expulsión de ellos en el partido.  Homero Manzi fue echado cuando se reunió con Perón y expresó la frase que quedó para la historia: nos fuimos del radicalismo para poder seguir siendo radicales”, expresó el dirigente.

En esa línea, aseveró que “hoy pasa lo mismo” y “podemos hacer un correlato absoluto, pero me voy a limitar a lo que dijo Ricardo Alfonsín: el radicalismo está peleando con el macrismo para ver quién es más de derecha”.

“Esto mismo ocurrió después del derrocamiento de Yrigoyen, por eso es que somos cada vez más los que nos sentimos radicales y entendemos que tenemos más coincidencias con otros prohombres”, remarcó.

En ese contexto, le pareció pertinente recordar que el 1 de julio fallecieron “otros dos prohombres de la historia vinculados con los gobiernos nacionales y populares: Juan Domingo Perón y Leandro Alem”.

“La mejor manera de rendirles homenajes a estos grandes líderes de la democracia es buscar hacer el esfuerzo por encontrar los acuerdos y las coincidencias que tenían, que eran muchas más de las que imaginamos y que la historia se encargó de hacerlos ver como cosas distintas”, indicó Bay.

Y concluyó: “Vaya entonces un justiciero homenaje a Don Hipólito, Juan Domingo Perón y Leandro Alem, que son aquellos que construyeron un gobierno en el cual se buscaba construir una Argentina grande en la que no sobre nadie, sino que nos incluya a todos”.