Beneficio para parajes como Los Tres Reyes y Ceferino Namuncura

Compartir

Importantes obras tendientes a proveer de energía eléctrica y de viviendas adecuadas a las costumbres de los pobladores, se erigen en pequeñas comunidades del noroeste provincial. Estas poblaciones, cada una habitada en promedio por una veintena de familias diseminadas en largas extensiones rurales, son las directas beneficiadas por estos proyectos ejecutados por el estado provincial en la zona de General Güemes.

Quien brindo detalles acerca de lo señalado fue el intendente de dicha localidad, Julián Bordón, señalando que “se tratan de grandes inversiones para pocas familias, lo que pone de manifiesto en toda su dimensión las políticas públicas tendientes a generar las condiciones para que cada formoseño se pueda desarrollar en el lugar donde eligió vivir”.

Expuso inicialmente que esta pronto a comenzar, porque la empresa encargada de los trabajos ya está instalada en la zona, es el tendido de la red eléctrica a la colonia Los Tres Reyes, con vinculo hacia a la escuela 244 “Martin Godoy” de este lugar habitado por unas treinta familias.

Señalo que se trata de una comunidad de productores agrícolas y también pecuarios que crían bovinos y también una creciente introducción de caprinos y porcinos, la que se encuentra a poco mas seis kilómetros de General Güemes, por la ruta 95 hacia la nacional 81, se debe transitar unos cinco kilómetros y de ahí hacia campo adentro poco más de un kilometro mas hasta llegar a la escuela que es centro de la comunidad.

El jefe comunal señala que se desarrollara una importante inversión ya que se debe ejecutar trabajos que van desde el tendido de la red con montaje de columnas y la reducción de la línea en 33 kv a la de 12,2 y la posterior bajada a la escuela, además de instalarse los correspondientes transformadores. “En toda esta comunidad rural hay enorme expectativa y alegría por esta obra tan anhelada, y las palabras de agradecimiento para con el señor gobernador (Gildo) Insfran es algo unánime en cada uno de ellos, porque la luz además de confort, trae mayores posibilidades a desarrollar esta región de enormes potenciales productivos”, destaco Bordón.

Para aborígenes

En la misma zona de General Güemes, aunque en este caso por ruta 86 hacia San Martin Dos, en la comunidad aborigen de Ceferino Namuncura, la que se encuentra a casi 25 kilómetros de aquella localidad, están casi terminadas obras para el suministro eléctrico y en lo habitacional. Para llegar al lugar se debe transitar cerca de 10 kilómetros desde la localidad hasta el primer acceso a la población a la vera de la ruta 86, y desde ahí recorrer otros 13 kilómetros campo adentro hasta llegar al pequeño poblado.

Allí el gobernador Insfran estuvo a principios de julio de este año para inaugurar las obras de las escuelas Primaria 500 “Cacique Luis Martínez”, el Ciclo Básico Secundario Rural y el Jardín de Infantes Nucleados 2.

En la ocasión, el mandatario anunció que a través de REFSA se encararía el tendido de las líneas necesarias para abastecer de electricidad al lugar y que los profesionales y técnicos del Instituto Provincial de la Vivienda para realizar los estudios orientados a encarar allí un plan de viviendas.

La red eléctrica que incluyo los cinco transformadores instalados están listos, restando detalles finales para esta gran realización que además de los habitantes de la comunidad aborigen también beneficiara a las quince familias de productores que se encuentran a lo largo de todo el camino vecinal de acceso.

También están casi terminadas las ocho viviendas para las familias aborígenes. “Hermosas casas de tres habitaciones, galerías, fogón, aljibes de gran capacidad y todos los detalles adecuados a las costumbres de los aborígenes”, expuso el intendente.

Subrayo finalmente Bordon que “son obras relevantes, que para quienes gobiernan el país no están justificadas porque tamañas inversiones para comunidades tan pequeñas y diseminadas en largas extensiones no se justifica, no cierra como ecuación económica. Pero es la enorme diferencia con un estadista como el doctor Insfran, quien antepone a todo el ser humano, es el eje de sus políticas que transformaron la realidad formoseña”.