Bibolini aclaró que autorizar la reapertura de los pasos fronterizos “es competencia de la Nación”

Compartir

El médico infectólogo Julián Bibolini, integrante del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19, señaló que “se está trabajando con Nación para la reapertura de los pasos fronterizos con la República del Paraguay”, pero aclaró que el Gobierno argentino es quien debe definirlo, “ya que tiene la competencia para autorizar o no la apertura”.

En ese ámbito, especificó a AGENFOR que se espera la habilitación de los cruces, “de dos lugares principalmente, que son la zona con Alberdi, y por vía de Clorinda, Nanawa”.

Además, el profesional indicó que los protocolos que se vienen trabajando son los aprobados por la Nación, “es uno similar al que se tiene en la ciudad de Posadas, en la provincia de Misiones, con Encarnación, Paraguay”.

Pase sanitario

Por otro lado, también se refirió al pase sanitario que prepara el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de la doctora Carla Vizzotti, en conjunto con cada una de las jurisdicciones del país.

En primer término, Bibolini se mostró a favor de su aplicación al considerar que “es una herramienta que puede ser útil como una medida más para incentivar la vacunación teniendo en cuenta que todavía hay personas que les cuesta entender el beneficio de la vacuna, no solamente en lo individual sino grupal, para toda la sociedad”, enfatizó.

Acentuó asimismo que a través de ese pase sanitario “se busca estimular a la gente a que termine de completar su esquema de inmunización” comentando que “ya hay experiencia de otros países que lo han llevado a la práctica”.

Con respecto a la campaña de vacunación contra el COVID-19 en Formosa, apreció que “estamos muy contentos por este porcentaje significativamente alto de población vacunada en la provincia” e “inclusive está por encima de otras regiones o provincias del país”, resaltó.  

A su vez, analizó que como los países que limitan con la provincia no poseen el mismo avance, dijo que “eso nos puede complicar” aunque dejó en claro que “el impacto va a ser mucho menor por supuesto al estar todos vacunados”, en el caso de que ingresara una ola.

Sobre este mismo punto, el médico infectólogo resaltó la visión del gobernador Gildo Insfrán, quien “fue muy claro” cuando reclamó por la liberación de las patentes de las vacunas contra el coronavirus a los países que las fabrican.

De lograrse esto “sería realmente justicia social y oportunidades para todos” de acceder la humanidad a las dosis de inmunización, afirmó contundente, porque “permitiría fabricarla en un montón de otros lugares, sin estar pagando una patente carísima que obviamente algunos países no lo pueden afrontar”.

Y ante esto, continuó diciendo, al no inmunizar a su población, “desencadena mucha circulación viral en la que pueden aparecer nuevas variantes del virus” que es lo que sucedió en el sur de África, donde apareció Ómicron.

Esa nueva cepa alertó “pone en peligro otra vez al mundo, incluso a los mismos países que no quieren liberar las patentes de las vacunas o que tampoco las quieren donar pensando egoístamente”, condenó enfático, cuando al contrario “hay que ser solidarios, la vacuna debe estar al alcance de todos”, insistió en el final.