Compartir

Además, advirtió sobre el aumento en el centro provincial e instó a la población a sostener las medidas de bioseguridad personal para evitar posibles rebrotes.

En una nueva conferencia de prensa del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID 19 “Dr. Enrique Servián”, el médico infectólogo Julián Bibolini, se refirió al sostenido descenso de casos de coronavirus en la provincia, pero advirtió sobre la importancia de que sigan disminuyendo para “llevar tranquilidad al personal de salud” que trabaja intensamente hace seis meses en las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) de todos los hospitales.

“Hay datos alentadores, vienen en descenso los casos, aunque el centro de la provincia está significativamente aumentando, pero es algo que puede ocurrir, así como pasó en el resto del mundo, a medida que van subiendo los casos se va corriendo y apareciendo en otros lugares donde antes no había”, indicó.

Y agregó: “Es por ello que se está trabajando en equipo y reforzando los lugares donde están apareciendo estos casos, como ocurrió en Clorinda donde se hizo un refuerzo de todo el sistema de salud de la ciudad, lo mismo se está haciendo en estas localidades del interior”.

En cuando a los pacientes que cursan la infección en la actualidad, el especialista señaló que 125 permanecen en UTI y aclaró que “por ahí bajamos un poco, pero volvemos a subir, así que estamos manteniendo en ese número aproximado”.

En ese sentido, manifestó que “lo ideal” es que continué bajando para “darle tranquilidad a los profesionales de salud que vienen trabajando hace más de seis meses intensamente en terapia intensiva”.

Para tal fin, Bibolini solicitó evitar el aglomeramiento de personas, usar el barbijo e higienizarse con frecuencia las manos.

“Por más que uno esté vacunado debe usar el barbijo, principalmente en los conglomerados de gente. El vacunado igual puede adquirir la infección, es poco probable que se infecte y si se infecta transmite menos, pero puede ocurrir, por lo tanto, insistimos en el uso del barbijo que es poco pedir, el distanciamiento social y el lavado de manos, no se pide otra cosa”, sentenció.

Insumos

Por otro lado, consultado por una posible falta de insumos en las UTI, el profesional explicó que, en Argentina antes de la pandemia había entre tres mil a cuatro mil camas para terapia intensiva, y al día de la fecha, ya se cuenta con alrededor de ocho mil, “es decir se duplicó el número, al igual que los insumos”.

“Cuando ocurre un evento similar a este, genera una alta demanda de insumos, entre esos los de UTI, paso también con el oxígeno en otras partes, por suerte acá se planificó y evitamos tener ese déficit”, recordó.

Y concluyó: “Tener pocos casos y un solo fallecido el año pasado, nos permitió armarnos para evitar los desabastecimientos e ir teniendo los insumos necesarios para planificar. Nunca nos quedamos sin ningún medicamento, puede ser que falten, pero se pueden alternar con otros no es que uno solo se usa, sino que hay varias alternativas”.