Brindaron recomendaciones para prevenir el botulismo y otras enfermedades transmitidas por alimentos

Compartir

Teniendo en cuenta que en los últimos días, en la provincia de Misiones, se presentó un brote de botulismo que acarreó un lamentable desenlace

Desde la Dirección de Saneamiento, Bromatología y Zoonosis del Ministerio de Desarrollo Humano, alertaron a la comunidad sobre la importancia de poner en práctica los cuidados que apuntan a prevenir este tipo de enfermedades.

Recientemente, el botulismo causó la muerte de tres personas, entre ellas un menor de edad y la internación con cuadros graves de otras tantas, en la localidad de Comandante Andresito, Misiones.

¿De qué se trata esta enfermedad?

El botulismo es una enfermedad que paraliza los músculos. Es originada por una toxina creada por la bacteria Clostridium botulinum y con frecuencia es mortal. Los síntomas aparecen entre las 2 horas a 8 días, con un promedio general de aparición de 18 a 36 horas.

Entre ellos se destacan: vértigo, visión doble o borrosa, sequedad de la boca, dificultad para deglutir, hablar y respirar; debilidad muscular descendente, estreñimiento, dilatación o fijación de las pupilas, parálisis respiratoria. Pueden presentarse síntomas gastrointestinales como dolor estomacal y diarreas, anteriores a los neurológicos.

Existen tres formas de contraer la enfermedad: a través de las comidas, por heridas infectadas y por la ingesta de las esporas de la bacteria (elemento reproductor de las mismas) que crecen dentro del intestino.

El Clostridium botulinum se encuentra en los suelos y en el agua no segura –no apta para consumo humano- y produce esporas que sobreviven en los alimentos mal conservados o mal enlatados, donde se genera la toxina que produce la enfermedad.  Incluso, al ingerir pequeñísimas cantidades de esta toxina, se puede provocar una enfermedad grave.

Los alimentos que suelen contaminarse con mayor frecuencia, son las verduras enlatadas caseras como espárragos, arvejas, remolacha y choclo; y en menor medida ajo y tomate. También puede ser transmitido por la carne de cerdo, el pescado crudo o ahumado y la miel.

El botulismo también ocurre si la bacteria penetra a través de heridas abiertas. En el caso de los niños, la causa más común la constituye la ingesta de miel.

Lo fundamental es prevenir

Desde la cartera sanitaria provincial, recuerdan a la comunidad una serie de medidas y cuidados establecidos para prevenir la enfermedad.

Entre ellas se recomienda principalmente: No consumir alimentos envasados que tengan alterado el envase (abombados, abollados) o presenten cambios en el aspecto (cambio de coloración y/o consistencia) o que tengan mal olor (rancio).

No consumir conservas sin etiquetas, donde se visualice el número de habilitación del producto y del establecimiento elaborador, denominación de la mercadería, fecha de producción y vencimiento, clase de producto y peso, como sucede con los productos registrados de establecimientos debidamente habilitados por la autoridad competente.

Evitar el consumo de conservas caseras de vegetales, carnes, pescados y/o mariscos de procedencia desconocida, de elaboración artesanal y que no cuenten con los Registro de Establecimiento Elaborador (RNE) y Registro de producto alimenticio (RNPA) correspondientes.

Evitar el consumo de miel natural, sobre todo en lactantes y niños menores de 1 año.

¿Qué hacer en caso de sospechar que estás padeciendo una Enfermedad Transmitida por Alimentos, conocidas como ETAs?

En estos casos, es importante: preservar la evidencia. Es decir, si sobró alguna porción del alimento sospechoso, envolverla, marcarla claramente con la palabra PELIGRO y congelarla.

Guardar la envoltura, latas, cajas y cualquier otro tipo de recipiente contenedor. Anotar todos los datos posibles: tipo de alimento, fecha y hora de consumo, cuando comenzaron los síntomas y cuáles fueron. Conservar cualquier alimento idéntico que no se haya abierto.

Lo más pronto posible, buscar asistencia médica. Y si la persona afectada pertenece a los grupos de riesgo (niños menores de 5 años, adultos mayores de 60 años, personas enfermas y/o embarazadas), buscar asistencia médica inmediata. Si los síntomas son muy violentos o persistentes, aunque la persona afectada no pertenezca a un grupo de riesgo, buscar también, asistencia médica inmediata.

Si el alimento sospechoso fue servido durante una reunión numerosa o procedía de un restaurante u otro servicio de comidas, o si se trata de un producto comercial, comunicar el caso al área de alimentos de su municipio, comuna o autoridad competente.

Situación en Misiones

Se desató días pasados cuando dos vecinos de la citada localidad –madre e hijo- y un familiar –menor de edad-, fallecieron por síntomas compatibles con botulismo. Posteriormente, según las investigaciones, a raíz del mismo hecho, vecinos de las víctimas, ingresaron a la terapia intensiva con los mismos síntomas, permaneciendo actualmente varios de ellos internados, de los cuales cinco se encuentran con pronóstico reservado.

Los fallecidos y demás intoxicados habrían consumido chacinados caseros. Los alimentos fueron oportunamente incautados y se realizó un rastrillaje en la zona para determinar si efectivamente fueron distribuidos a otras personas. Además, se dio aviso a la población de no consumirlos en caso de que hayan sido adquiridos y se solicitó que hagan la consulta médica pertinentes si se advirtieran síntomas.