Brucelosis bovina: ejecutaron acciones en Fortín Lugones

Compartir

Con el propósito de cumplir con la legislación sanitaria vigente; equipos conformados por médicos veterinarios del Ministerio de la Producción y Ambiente, realizaron la toma y la remisión de muestras de sangre de bovinos pertenecientes al estrato de productores paipperos en la localidad de Fortín Cabo 1° Lugones y las colonias de San Martín I y II.

De un total aproximado de 100 productores registrados. En esta primera etapa se recolectaron unas 540 muestras de sangre perteneciente a más de 20 productores. Cabe destacar que la logística y planificación estuvo a cargo de funcionarios de la Comisión de Fomento de la localidad de Cabo Primero Lugones.

Para una óptima ejecución de las actividades; durante el mes de octubre se realizaron dos reuniones con productores de las localidades de Fortín Cabo 1° Lugones, San Martín I y II.

En este encuentro se procedió a sociabilizar la legislación sanitaria; es decir, poner en conocimiento al productor sobre cada uno de los aspectos técnicos del plan, el rol que cumple el Gobierno provincial que interviene aportando los profesionales veterinarios, los insumos necesarios para la toma de muestra, el diagnostico de laboratorio y, además, el compromiso que el productor debe tener con esta actividad.

Una de las veterinarias presentes en el territorio, la Dra. Pamela Rivas, explicó que “el trabajo consistió en la identificación de los bovinos con caravanas oficiales del SENASA, en la toma y remisión de muestras de sangre para diagnóstico de Brucelosis. Aclara que las muestras tomadas son remitidas al CIT (Centro de Investigaciones y Transferencia) de la provincia de Formosa.

La Brucelosis es una enfermedad zoonotica, es decir que se trasmite a las personas cuando toman contacto estrecho con animales infectados (productos del aborto) o por consumir leche cruda, o productos lácteos elaborados con leche sin pasteurizar. Es una enfermedad bacteriana producida por Brucella abortus, que afecta a los bovinos tanto machos como hembras que, además de ser una zoonosis, provoca pérdidas en la producción, como ser abortos, infertilidad, nacimiento de terneros débiles, etc.

Rivas resaltó que “es importante esta intervención, ya que el productor comercializa de manera segura, logra un estatus sanitario necesario que le permite producir responsablemente, además de tener valor agregado a la hora de comercializar”. Añade que es una actividad integral, es decir que el productor aprovecha la presencia del profesional en el campo para realizar consultas sobre vacunas, sanidad del ternero al nacer, etc.

Para finalizar, el encargado del departamento de Sanidad Animal del MPyA, Juan Gait coincidió con su colega y agregó que “esto es el Estado provincial presente, ocupándose de la salud de los productores formoseños y de sus animales. Por ello, las actividades se continuarán replicando en diferentes partes de la provincia en lugares que pronto se estarán informando”.