Cada semana renuevan atenciones para familias originarias

Compartir

En la comunidad Osvaldo Quiroga, ubicada a pocos kilómetros de la localidad de San Martín 2, se llevaron a cabo numerosos controles que fueron acompañados por atenciones médicas y odontológicas.

Asimismo, se realizaron chequeos físicos y clínicos de acuerdo a cada edad; además de la aplicación de vacunas y la concientización de hábitos sanos para cuidar la salud en general.

Por su parte, las futuras mamás recibieron una vez más controles prenatales a fin de monitorear cada una de las epatas de la gestación y la buena salud, tanto del niño como de la embarazada.

El accionar sanitario estuvo a cargo de un equipo multidisciplinario del hospital de San Martín 2; integrado por obstetras, médicos, enfermeros y agentes sanitarios, quienes tuvieron a su cargo relevar el estado de salud de la población, detectar a los pacientes con factores de riesgo y programar atenciones para interconsultas y estudios complementarios en el nosocomio.

Obstetricia

El director del hospital, doctor Jorge Brizuela, reveló que periódicamente y de manera planificada, asisten a los colegas de las comunidades cercanas. “Mediante un trabajo conjunto, en el que se hace un seguimiento para constatar que los embarazos se esté desarrollando normalmente”.

En ese sentido, los referentes a cargo del servicio de obstetricias, explicaron que principalmente apuntan “a evitar complicaciones que impidan que el embarazo concluya, por ejemplo, con un parto antes de tiempo”. Para lo cual, se promueve en la embarazada que “acuda a los controles, que se realice todos los estudios necesarios para cuidar la salud de ella y del bebé por nacer”.

Entre los exámenes efectuados, mencionaron: medición de peso y talla, control de latidos fetales y crecimiento uterino, chequeo del carnet de vacunas y aplicación de las dosis faltantes.

Por otra parte, a las mujeres en edad fértil se le tomaron muestras para PAP (Papanicolaou), para lo cual se programaron turnos en los días anteriores y se difundió en la comunidad femenina la importancia que tiene este estudio para la detección temprana del cáncer de cuello uterino “para poder dar un tratamiento oportuno y efectivo que aumente las posibilidades de sobrevida a esta enfermedad”, señalaron.

Asimismo, fueron entregados medicamentos recetados para el cumplimiento de los tratamientos, también “hierro, ácido fólico y suplementos vitamínicos”. Y se gestionaron turnos para estudios de rutina que deben hacerse durante el embarazo, tales como análisis de laboratorio y ecografías, que se realizan en el hospital con turnos programados, conforme a todos los protocolos establecidos y las medidas de bioseguridad destinadas a la prevención de COVID – 19.