Compartir

El CEDEVA acaba de concretar un nuevo aporte de cítricos y miel al ministerio de la Comunidad con destino al Plan Nutrir que abastece de alimentos de calidad en canastas que se entregan dos veces al mes a 15.000 familias de esta ciudad situadas en la franja de habitantes de alta vulnerabilidad como consecuencia de los efectos de la política económica nacional.

Esta vez desde la coordinación general del  Centro de Validación de Tecnologías Agropecuarias se realizo la entrega de 15.000 kilogramos de cítricos varios de estación y 1000 frascos de miel. Esta partida procede del CEDEVA instalado en Laguna Yema.

La contribución se agrega a los  24.000 kilogramos de cítricos de invierno procedentes de la experimental de Misión Tacaaglé que se habían entregado recientemente, de los cuales 20.000 kilos fueron de pomelos y 4.000 kilos de naranjas.

Previamente, se aportaron 25.000 kilogramos de zapallo cosechadas en la experimental de Laguna Yema y al cargamento de bananas y  batata producido en el CEDEVA de Misión Tacaaglé por un total de 5.000 kilogramos.

Se destaca que este aporte responde a la gestión del PEP dirigida en favor de los sectores que más necesitan del aporte estatal y en el contexto del Plan  Nutrir  para garantizar, inicialmente,  el haber alimentario de 15.000  familias que habitan esta ciudad con productos procedentes de las chacras de las paipperos.

Junto con la gestión solidaria de diversos organismos del estado,  CEDEVA puso al servicio de dicho emprendimiento todas sus experimentales  para mejorar la oferta frutihortícola  para lo cual se ha elaborado un programa de entregas de una amplia variedad de productos que en el caso de los avícolas se han establecido para la entrega de carne aviar y huevos frescos.

Esta actividad de CEDEVA se compadece con el objetivo que se produzca alimento en toda la provincia, tanto en los ámbitos privado así como  en el caso de las experimentales  – sobre todo las de Yema y  Tacaaglé -para abastecer a la población destinataria del Plan Nutrir.

Destacase que no solamente el aporte de productos se basa en lo que se obtiene en los predios de las unidades experimentales de Laguna Yema y Misión Tacaaglé sino, sobre todo, en la profundización de la gestión cercana a los pequeños productores para que consigan acrecentar la cantidad y calidad de sus cultivos ya que se han convertido en los naturales proveedores de las bolsas de Nutrir.