Compartir

Desde el mes de septiembre, el CEDEVA, a través de su unidad experimental de Ceibo 13, se encuentra abocado a la distribución de vitroplantas de banano a los productores del noreste del territorio en el marco de la campaña 2020-2021.

La labor se encara en la denominada “zona bananera” que tiene como cabecera a Laguna Naineck, donde se concentra el 80% de la producción que también se extiende a Riacho He Hé y Buena Vista.

El coordinador ejecutivo de CEDEVA, el ingeniero Jorge Balonga, destacó el valioso aporte del intendente de Naineck, Julio Murdoch, en esta gestión orientada a lograr la mayor calidad y cantidad de esta fruta en la provincia.

La unidad experimental CEDEVA de Ceibo Trece, a cargo del ingeniero agrónomo José Antonio Villarreal Filipovich, viene desarrollando actividades hace seis años en la asistencia técnica, capacitación y servicios de entrega de materiales de platines in vitro de banano, cítrico, maracuyá y mamón, diversificando la producción de los productores de la región.

Esto permite a los productores tener mejores ingresos en distintas épocas del año, mejorando sus condiciones de vida.

Los productores vienen desarrollando sus cultivos de banano con marcos de plantación de cuatro metros por cuatro metros, donde inician con 625 plantas, alcanzando el segundo año densidades de población de 2500 plantas por hectárea, las cuales resultan ser muy altas, motivo por el cual se atrasa la producción todos los años.

El problema que se presenta con estas poblaciones altas son los requerimientos del cultivo con respecto a las condiciones climáticas, en especial el agua, la luz y la temperatura, que son fundamentales para el crecimiento y desarrollo del cultivo.

Los requerimientos de agua para el cultivo son por encima de dos mil milímetros por año y en la región bananera llueve 1200, lo que revela un déficit de 800 milímetros.

Por tal motivo, la población debe estar en 1700 unidades productivas como máximo por hectárea, y no 2500 a 3000 plantas por hectáreas, donde afectaría la producción.

Estas situaciones mencionadas con respecto a las poblaciones del cultivo han hecho que se piensen otros sistemas de plantación, el doble surco o surcos apareados, que mejoren el aprovechamiento de la luz, el ordenamiento de las plantas, la implementación de un sistema de riego, la mecanización del cultivo, la fertilización, las labores culturales, el control de la maleza, el uso de coberturas verdes y la dirección y concentración de la inflorescencia hacia las calles, para facilitar la cosecha de los racimos.

Con el sistema doble surco de dos metros entre línea, dos metros entre plantas y una calle de tres metros nos permite una población de 1700 plantas por hectárea, solo se mantiene una sola unidad productiva por sitio, esto permite mantener la población toda la vida útil del bananal.

Este trabajo del doble surco se viene implementando a través de los técnicos del Centro CEDEVA-Ceibo Trece, desde el año 2016, teniendo hasta el momento ocho parcelas demostrativas de productores en este sistema.

Todas estas plantaciones de platines in vitro de banano que produce el Centro CEDEVA Ceibo Trece están con la variedad Gran Enano del subgrupo Cavendish, para esta campaña 2021-2022 hay un pedido de productores en este sistema de plantación de 10 hectáreas.

Las características agronómicas del clon Gran Enano son: porte de planta de 2,50 a 3 metros de altura, es precoz en la producción y medianamente resistente a la Sigatoka Amarilla, racimos promedio de 35 kilogramos y dedos largos.

Actualmente se tiene proyectado entregar 120 mil platines de in vitro de banano (campaña 2020-2021), que vendría a incrementarse este año 200 hectáreas.