Compartir

Aumenta el interés vecinal por este emprendimiento

En tres barrios de Misión Tacaaglé ya están activas sendas huertas comunitarias que son promovidas por la unidad experimental lugareña de  CEDEVA  y su establecimiento permite observar  la participación y el interés  que muestran los vecinos por la producción de sus propios alimentos.

El objetivo principal de este emprendimiento tiene que ver con el fomento del consumo de alimentos frescos que mejoran la salud y la calidad de vida , aprovechando espacios improductivos.

Al mismo tiempo, se relaciona con la generación de  puestos de trabajo tanto para aquellas familias que estén sin empleo cuanto  para todos los que  quieran sumarse a esta iniciativa.

Desde CEDEVA se destaca que es sumamente beneficioso el consumo de hortalizas y verduras  ya que , complementariamente, surge la posibilidad de una rentabilidad económica en las familias participantes y de otros beneficios ya que, por ejemplo,  en la medida que aumente la producción,  se podrán reducir los gastos de sus canastas alimenticias.

En lo que atañe al aumento de la calidad alimentaria, se explica que ella es la consecuencia de disponer de una  mayor diversidad de la ingesta; la disminución del riesgo debido a la mayor diversidad productiva y hasta  el mejoramiento del medio ambiente como consecuencia del reciclado de los desechos, la protección del suelo contra la erosión y de la biodiversidad local.

El CEDEVA  informó que hasta ahora  se han establecido  huertas vecinales en los barrios Ubaldo Chávez, Malvinas y Matadero de Misión Tacaaglé, las cuales se beneficiará directamente  un total de 14 familias.

El aporte de dicha institución consiste en la entrega de un surtido inicial de semillas y plantines de las especies más consumidas a nivel local, la preparación de suelo y el asesoramiento técnico para el cuidado de los cultivos, como así también en la entrega de materiales para el cercamiento del predio y la protección de los cultivos.

Entre las especies que se cultivan en estas huertas vecinales se encuentran lechuga, acelga, cebollita de verdeo, perejil, puerro, espinaca, remolacha, tomate, zanahoria, mandioca, porotos, repollo, albahaca, rúcula, zapallito de tronco y achicoria.

La iniciativa ha despertado interés entre los pobladores de la localidad, habiéndose recibido recientemente nuevas solicitudes de más vecinos interesados en imitar este emprendimientos que observan como consecuencia de la labor de sus compoblanos.