Compartir

Educación Especial, es una de las ocho modalidades con la que cuenta el Ministerio de Cultura y Educación. Es llevada adelante por un equipo conformado por la jefa del departamento, María de los Ángeles Romero, y por profesionales competentes para desarrollar el trabajo diario con niños, niñas, jóvenes y adultos que son parte del sistema educativo provincial y también con los familiares que los acompañan en toda su trayectoria escolar.

En los centros urbanos más importantes de la provincia hay un servicio educativo especial o una escuela especial. Actualmente se cuenta con 34 unidades educativas, entre las cuales hay: Escuelas Especiales, Servicios Anexos y otros Centros de Apoyo a la Integración y Centro de Atención y Educación Temprana (CAyET). Estos dos últimos funcionan en la zona norte de la ciudad capital con sedes en distintos barrios.

Una de las tareas más importantes de la educación especial es la atención temprana de los niños y niñas que vienen derivados y orientados del sistema de salud, porque evidencian una discapacidad desde su nacimiento o están en riesgo de sufrir algunos problemas en su desarrollo. “A esta etapa nosotros la llamamos “Atención y Educación

Temprana”, que va desde los 45 días de nacido hasta los 3 años, que reciben asistencia en las Escuelas Especiales y son atendidos por docentes y profesionales que integran los equipos de las instituciones.

Se trabaja de manera integrada con dos ministerios: el de Desarrollo Humano y el de la Comunidad”, manifestó la jefa del Departamento.

Agregó: “Lo hacemos en el marco de la Resolución Interministerial N°4284/ 14, para la cual nosotros hemos organizado un circuito y un dispositivo de atención. El objetivo es que, a estos niños, que se encuentran en mayor proceso de desarrollo, se les pueden garantizar una mejor condición de ingreso al Nivel Inicial. Por ello es que la mayoría de los que terminan ese período de atención a los 3 años, después ingresan a la sala de 4 y de 5”.

Actualmente, el servicio se brinda en todas las escuelas especiales de la provincia. En el interior hay instituciones en la ciudad de Ingeniero Juárez, y en la localidad de El Chorro y El Potrillo quiénes trabajan junto a los Centros de Salud y Hospitales. También en Laguna Yema, Lomitas, Pozo del Tigre, Ibarreta, Estanislao del Campo, Fontana, Pirané, Palo Santo, Güemes, San Martín 2, Fortín Lugones, Belgrano, Laguna Blanca, Tres Lagunas, Espinillo, Buena Vista, Misión Tacaaglé y Clorinda. En la zona Sur en Mansilla, Laishí, Herradura, Villafañe,

Villa 213 y El Colorado. En capital, los encontramos en el Centro de Atención y Educación Temprana N° 1 (CAyET) ubicado en el Centro de Salud del Barrio Juan Domingo Perón, en la Escuela Especial N° 7 del barrio La Alborada, en la Escuela Especial N° 5 del barrio La Floresta, en el Centro de Salud del barrio 8 de Octubre y en Lote 111.

“(…) En nuestra provincia los procesos de inclusión los llevamos adelante fundamentalmente con el trabajo en equipo con los niveles y modalidades. La problemática de las discapacidades es una problemática que nos compete a todos, no sólo a la educación especial. Hoy podemos decir orgullosamente que el 99% de nuestros niños del nivel inicial se encuentran incluidos en salas de nivel inicial, (…) con el apoyo de las Escuelas Especiales cercanas. Tenemos (…) un mínimo número de estudiantes que están matriculados en una escuela especial por decisión familiar (…), finalizó Romero.