Centro de salud San José Obrero: Enseñan a las familias a cuidar la salud bucal de sus hijas e hijos

Compartir

Haciendo hincapié en los hábitos de higiene y recalcando que los adultos deben ser el ejemplo de los más chiquitos.

El centro de salud del barrio San José Obrero, llevó adelante una charla para concientizar a los padres sobre la importancia de cuidar la salud bucal de sus hijas e hijos, principalmente, poniendo en práctica hábitos de higiene que ellos puedan ver y replicar.

La actividad fue organizada desde el servicio de ontología del efector y contó con la colaboración de especialistas en pediatría. De este modo, los profesionales insistieron, en que las familias deben estar atentas a la salud bucodental de los chicos desde el momento del nacimiento y durante las distintas etapas del crecimiento.

“Es fundamental concientizar a los padres sobre la necesidad no solo de cuidar, sino también de supervisar el cuidado la salud de la salud bucal de sus hijos. Enseñarles cuáles son los métodos más efectivos que deben aplicar para que el cuidado sea con el mayor éxito, sobre todo teniendo en cuenta que la boca es la primera puerta de entrada a las bacterias que tiene nuestro organismo”, comentaron desde la dirección del centro de salud sobre la perspectiva de la charla.

Entre los temas, se tocaron puntos como: el cepillado de los dientes, que debe hacerse desde la aparición de las primeras piezas dentarias, las técnicas correctas del cepillado, los momentos del día en que debe hacerse y la cantidad de veces.

Sobre lo anterior remarcaron, la necesidad de cepillarse los dientes luego de cada comida, antes de acostarse por las noches y al levantarse a la mañana “porque, usualmente, a la noche es el momento en que la boca permanece quieta y cerrada por más tiempo. Esto hace que las bacterias se multipliquen, por lo tanto, debemos eliminarlas mediante el cepillado para que quede libre de agentes que puedan formar caries y placa bacteriana”.

Más adelante, hablaron también del uso de otros elementos de higiene, como “el dedal siliconado y las gasas” para limpiar de restos de alimentos, las encías de los bebés. Se dieron detalles de cómo debe hacerse adecuadamente y de la importancia de hacerlo, aunque el niño o niña, aun no tenga dientes.

Asimismo, promovieron la necesidad de disminuir en los bebés y niños el consumo de alimentos azucarados, debido al alto contenido de azúcar que favorece a la formación de caries. “Sobre todo cuando se trata de la leche que toman en mamadera, porque muchos la endulzan con azúcar, los chicos se quedan dormidos y eso se queda mucho tiempo en contacto con la superficie dentaria, lo cual desarrolla una bacteria específica que produce las caries”, describieron.

Igualmente, se refirieron al rol que tienen el flúor y el hierro en el crecimiento de los chicos y en ese sentido, mencionaron que debe usarse la pasta dental fluorada y de ser necesario, realizar la llamada “topicación con flúor”, lo cual debe determinarlo el odontólogo en las consultas periódicas, que deben hacerse, al menos, cada 6 meses y, como mínimo, dos veces al año.

Finalmente, expusieron sobre dos prácticas frecuentes que causan deformaciones en el paladar de los niños, como son: el uso del chupete y del dedo “cuando se chupan el dedo” por ejemplo. Respecto a ello, brindaron una serie de recomendaciones, a fin de evitar las consecuencias que pueden ocasionar estos hábitos.

Y aseguraron que “los padres, somos los espejos donde se miran nuestros hijos y, generalmente, copian todo lo que hacemos. Por eso, es necesario, que nosotros, los adultos tengamos hábitos saludables diariamente, para que las niñas y niños, desde edades muy tempranas, repliquen esas conductas que le hacen bien a la salud, como en este caso, el cuidado de la boca y de los dientes”.