Compartir

Escolares del segundo ciclo (4to, 5to y 6to grados) de la EPEP 268 “Hector Manuel Piris” del barrio San Agustín, ampliar una vez más sus conocimientos acerca de los cuidados que las familias deben cumplimentar en el hogar para evitar la presencia del mosquito que transmite el dengue, insecto de hábitos domiciliarios que elige las casas para vivir.

Durante la charla, los profesionales de salud reiteraron a los niños que este especie, el Aedes aegypti “le gusta compartir los lugares con las personas” es decir “busca vivir en las viviendas y cualquier otro espacio donde hay gente”. Como ejemplo fueron citados: la casa, la escuela, el trabajo, el club del barrio y otros similares.

Por otra parte, describieron las características físicas del insecto, distinguiéndolo como un mosquito “negro con líneas blancas en sus patas, cabeza y lomo”, recordando además que busca alojarse en recipientes ahuecados que forman paredes y que contienen agua limpia quieta y “preferentemente fresca porque busca los ambientes con sombra”. Allí viven y se reproducen.

Acerca de los cuidados, explicaron que “Es muy común que dentro de nuestras viviendas, en los patios y veredas estén este tipo de objeto, ya sean en pedazos o enteros”, por lo tanto la medida más importante “es eliminarlos para evitar que ahí se críen los mosquitos”.

Ampliando la serie de medidas de prevención, el equipo instó a los niños a: limpiar cacharros, planteros, baldes y cualquier receptáculo similar cada día, renovando el agua contenida en ellos. Asimismo tapar (herméticamente) las cisternas, aljibes, tanques y otros objetos que se usen para juntar agua.

Al mismo tiempo, aseguraron que no se deben dejar tirados en los patios y en las calles pedazos de plásticos, latas, botellas, juguetes, ni otros objetos; no arrojar basuras; limpiar las canaletas y sumideros. Y que es necesario clorar debidamente o vaciar las piletas de natación, y mantener limpios los comederos y bebederos de las mascotas.

Más cuidados

 

“El cuerpo debe estar protegido todo el día de las picaduras de mosquitos mediante la aplicación de repelente cada dos horas”, detallaron. Esta medida debe profundizarse en la hora “del amanecer y anochecer” añadieron. Además deben colocarse telas mosqueras en puertas y ventanas “para impedir el ingreso de los mosquitos al interior de las viviendas”.

Los niños participaron activamente en las demostraciones “con mucho interés y atentos siempre a la información brindada”, comentaron referentes del equipo. Añadiendo que “siempre son los mejores replicadores de lo aprendido, no solo en este tema sino en todos. Nosotros somos los guías, pero  ellos son los que nos recuerdan a los adultos en nuestras casas lo que debemos hacer para estar saludables”.