Chequeos de salud para escolares de General Belgrano

Compartir

A cargo de profesionales de diferentes especialidades.

Los niños de 6º de la escuela primaria –EPEP Nº 405-, de la localidad de General Belgrano, recibieron numerosos controles pediátricos, más la aplicación de vacunas y otras prestaciones que forman parte la vigilancia permanente a su estado de salud, implementada desde el Programa Provincial de Libretas de Salud Escolar.

Médicos, odontólogos, enfermeros y vacunadores, del hospital de la citada localidad, ofrecieron a los escolares exámenes antropométricos (estatura, peso y talla), medición de la tensión arterial, temperatura, chequeos de la agudeza visual y auditiva, más una completa revisión clínica, física y nutricional.

Lo anterior, fue complementando con la aplicación de las vacunas del calendario vigente, previo control de cada uno de los carnets de vacunación de los niños. El hincapié fue puesto en las vacunas que corresponden a los 11 años, con el propósito de que tengan al día las dosis y esquemas completos, acordes a su edad.

Asimismo, se llevó a cabo la correspondiente evaluación del estado bucodental y se programaron turnos para atenciones en el servicio de odontología del nosocomio, “en el caso de los niños que tenían caries y otras afecciones bucales, para que puedan realizar allí sus tratamientos”, señalaron los odontólogos a cargo.

A estas últimas atenciones se agregaron una serie de consejos para cuidar la salud bucal, las cuales fueron brindadas no solo a los niños, sino también a los padres que acompañaron. La higiene bucal con las técnicas para el cepillado correcto, el consumo diario de alimentos que contribuyen al fortalecimiento de los dientes, y  la consulta periódica con el dentista, fueron algunas de las recomendaciones destacadas.

Para concluir, el equipo de salud promovió en las familias hábitos sanos que contribuyen a la buena salud en  general. Así, mencionaron la importancia de la alimentación sana, la actividad física regular para dejar de lado el sedentarismo, la higiene de la vivienda y los patios, el lavado de   manos,   el consumo  abundante   agua,   visitar   al   médico periódicamente y tener siempre al día el carnet de vacunación.