Compartir

La encargada  de la reserva Guaycolec, ingeniera Ivana Iker, destacó que durante el fin de semana  unas  cien familias visitaron el lugar disfrutando de los parrilleros y espacios  habilitados  en contacto con la naturaleza.

En este sentido señaló que  durante el fin de semana “se batió el récord de visitantes desde que se reabrió,  con unas cien familias, alrededor de 300 personas  que desde las 9 de la mañana hasta las 16  compartiendo en familia de los parrilleros, juegos para niños y otras actividades en contacto con la naturaleza del lugar.

La ingeniera Iker destacó su amplia satisfacción por el gran número de asistentes  y recordó   que la entrada a la  reserva es libre y gratuita  y que  además  de las zonas   de esparcimiento  cuenta  con  estacionamiento para vehículos.

La reserva tiene una superficie de 150 hectáreas junto al riacho Pilagá que conserva la vegetación nativa del Chaco Húmedo y  funciona como una estación de animales silvestre en la cual se busca proteger y criar animales que se encuentran en extinción en la provincia de Formosa. Muchos de los animales son rescatados de cazadores furtivos, contrabandistas y de la venta ilegal de fauna.

En el predio se puede observar la flora nativa junto con animales menores en libertad. También hay un sector para los animales más grandes que necesitan estar en cautiverio para su recuperación o reproducción, también hay senderos y caminos para recorrer el monte y observar la naturaleza.