Compartir

En el marco de la asistencia sanitaria integral que viene llevando adelante el ministerio de Desarrollo Humano provincial a las familias damnificadas por la creciente de la masa hídrica en distintos puntos de la provincia, tuvo lugar un nuevo trabajo desplegado por el equipo del centro de salud de Herradura que renovó la asistencia a los vecinos que se encuentran aislados en esta localidad situada al sureste del territorio formoseño.

Para ello, se llevaron a cabo atenciones desde las especialidades de clínica médica, pediatría y obstetricia que alcanzaron a niños, adultos y embarazadas. A dichas consultas se agregaron los controles desde el área de enfermería, además de la aplicación de las vacunas de calendario, según se informó desde la dirección del efector.

Asimismo, el equipo de salud efectuó la entrega de los medicamentos bajo receta para que los pacientes diagnosticados con patologías agudas estacionales puedan cumplir con los tratamientos indicados. Por su parte, fue reforzado el suministro de medicación para los pacientes crónicos –diabéticos, hipertensos, alérgicos, cardiovasculares y otros- que deben seguir con sus tratamientos de manera ininterrumpida.

Para concluir fueron programados turnos para interconsultas con distintas especialidades para el caso de los pacientes que precisaban una atención más específica de acuerdo a la sintomatología que presentaban. Y fueron entregadas cajas de leche para niños y embarazadas, como también repelentes para la prevenir la picadura de mosquitos, una de las medidas principales que deben cumplirse para evitar el dengue.

Dalmacia y Boca Riacho Pilagá

Del mismo modo, como parte de los simultáneos operativos que se organizan desde la cartera de salud provincial, un equipo del centro de salud de Mojón de Fierro hizo lo propio para brindar asistencia a las familias que se encuentran en idéntica situación en Dalmacia y Boca Riacho Pilagá, colonias ubicadas en la zona noreste de la provincia.

Médicos, enfermeros, vacunadores y trabajadores sociales se desplazaron en lancha hasta ambos lugares para bridar atenciones integrales, aplicar todas las vacunas del calendario, reforzando la campaña de Invierno 2019 con las vacunas antigripal, triple bacteriana acelular y antineumocócica y relevar las demandas sanitarias que surgen de la contingente situación que atraviesan estos vecinos.

Además de las consultas, los niños recibieron los habituales controles del niño sano y fueron evaluados los pequeños que manifestaban cuadros gastrointestinales o respiratorios “que son las enfermedades más comunes como por ejemplo resfríos, dolor abdominal, diarreas” y otros que fueron diagnosticados con el tratamiento oportuno, explicaron.

En el caso de pacientes adultos, se les practicaron los exámenes establecidos para cada edad, con medición de la tensión arterial, peso, nivel de glucemia y otros fundamentales. Se entregaron medicamentos, repelentes y otros insumos.

Al tiempo que promovieron una serie de hábitos saludables “que mediante la práctica diaria, sencilla y prácticamente sin costos, contribuyen a cuidar la salud y evitar enfermedades”, remarcaron. Entre las medidas, insistieron en la prevención de las picaduras de insectos, sobre todo “evitar las picaduras de mosquitos mediante la aplicación de repelente para prevenir el dengue”.

Y finalmente se difundieron paso a paso, varias recomendaciones “para prevenir la mordedura de ofidios, que comúnmente llamamos picaduras de víboras; animales que suelen acercarse a las viviendas en tiempos de creciente y que debemos estar alerta y tener mucho cuidado”, subrayaron.