Compartir

Beneficia a un millar de familias que totalizan más de cuatro mil personas

Este viernes se pusieron en marcha los primeros trabajos que forman parte de una fuerte intervención del estado provincial a fin de modificar el hábitat de las familias residentes en populosas barriadas de nuestra ciudad: Stella Maris, Los Inmigrantes y Las Orquídeas.

El Instituto Provincial de la Vivienda es el principal estamento local responsable en la ejecución de este proyecto, aunque intervienen también el municipio y esferas del estado con injerencia de políticas sociales como es el caso del ministerio de la Comunidad y la esfera nacional a través del programa Hábitat con el cual desde el IPV destacaron como han congeniado en la labor conjunta.

Se financia con recursos federales y una contraparte provincial, y en el caso de nuestra ciudad capital demanda una inversión superior a los 200 millones de pesos y contempla obras de agua potable, conexiones domiciliarias a la red de cloacas, redes peatonales, eléctricas e iluminación de calles, entre varias obras más.

El coordinador local del programa Hábitat en esferas del IPV, Miguel Escribano, estuvo ayer en la zona de inicio de los trabajos (identificado como Lote 3 bis) y confirmo justamente que las empresas activaron las labores primarias para la obra de la red cloacal –asimismo la primera etapa incluye la del servicio de agua potable-, que será muy importante ya que contiene las conexiones domiciliarias de cada vivienda a este servicio de saneamiento fundamental. Una vez que concluyan los mismos, es decir la de cloacas y la del servicio de agua potable, se avanzara con la red vial a nueva. Es decir la pavimentación de las cuadras ya determinadas y en otros casos el ripio con cordón cuneta.

Las obras en su totalidad tienen un plazo de ejecución de 18 meses, que indico que “si el clima acompaña se podrá cumplimentar en tiempo y forma”.

Involucrando a los vecinos

Fue destacado que las familias –un millar que engloban más de cuatro mil personas- que residen en estas barriadas de la zona norte tienen activa participación en todo el proceso, algo que se acentuó a partir del entusiasmo que despertó en ellos la exposición que hicieran los funcionarios acerca de  los alcances de este plan que consta de cuatro etapas y que “sin dudas les mejorara la calidad de vida”.

Este programa tiene como premisa, la provisión de infraestructura, alumbrado público, desagües, mejoramientos de calles y cloacas, como también el ordenamiento dominial de los vecinos afincados en asentamientos irregulares con el objetivo principal de la integración de estos barrios a la ciudad desde el desarrollo social y comunitario. Es decir todo lo proyectado está pensando en “revertir las carencias que le impidan integrarse totalmente a una ciudad”, fue destacado concluyente.