Comenzó localmente la semana mundial de la Lactancia Materna

Compartir

Desde este miércoles 1° de agosto y hasta el martes 7, bajo el lema «Lactancia Materna, Pilar de Vida», localmente tendrá una amplia adhesión la Semana Mundial de la Lactancia Materna, instaurada oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en 1992.

En ese marco, la licenciada Yolanda Gigli, jefa del Servicio de Nutrición del Hospital de la Madre y el Niño, hizo hincapié en los beneficios y ventajas que conlleva la práctica, tanto para el bebé como para la madre.

Comentó que «realizamos una actividad que la hacemos todos los días miércoles en el nosocomio que se trata de una charla a las madres y embarazadas, tras lo cual se efectúa el desayuno y el control nutricional».

«La importancia de amamantar al bebé comienza cuando la mujer queda embarazada -subrayó-. Ahí es cuando ya empezamos a trabajar en la alimentación, primero, para que tenga un parto a término y que su bebé nazca con un peso adecuado y favorable, en lo posible que sea un parto normal. Se le va enseñando a la mujer cómo preparar sus pechos y ella misma para la lactancia».

Resaltó que «cuando nosotros hablamos de seguridad alimentaria decimos que la leche materna es el alimento perfecto. No hay todavía nadie de la industria ni va a haber nunca (nada parecido) porque es algo perfecto. Esa leche se va adecuando a cada bebé y al momento que está transitando el mismo», en cambio «las fórmulas son para todos lo mismo».

«Por eso decimos que la leche materna es única. Tiene la temperatura ideal, no tiene costos y no está manipulada, por eso decimos que desde la seguridad alimentaria, es lo perfecto», remarcó.

Valoró que «el beneficio de la leche materna es para toda la vida. No es para hoy o mañana. El niño alimentado con pecho materno tiene un beneficio a lo largo de toda su vida porque estará inmune a un montón de enfermedades, en lo emocional está comprobado, son niños más tranquilos, en cuanto al coeficiente intelectual, los prepara para el día de mañana tener un futuro mejor en nuestra sociedad. Por eso decimos que los niños alimentados con leche materna son nuestro tesoro del mañana».