Compartir

El administrador del Instituto de Investigaciones, Asistencia y Prevención de las Adicciones (IAPA), el licenciado Marcelo Kremis, destacó que “la Comunidad Terapéutica de mayor complejidad ubicada en Villafañe cumple un año de funcionamiento”.

“En este tiempo se brindaron servicios específicos para las personas y familias que están afectadas por el consumo problemático de sustancias, tanto de la ciudad capital como del interior provincial”, precisó.

Puntualizó que “desde el primer día y hasta hoy, en este primer año de funcionamiento, se asistieron a 52 los jóvenes de ambos sexos. Entre ellos, ocho mujeres y doce provenientes de comunidades originarias”.

En ese sentido, el funcionario explicó que “el Instituto IAPA funciona con un sistema de complejidad creciente, sostenido en el principio de la atención primaria de la salud, lo cual quiere decir que primero se hace una evaluación en el primer nivel, que son los centros ambulatorios de día que tenemos en la ciudad capital y el interior”.

“A partir de la evaluación que realizan estos equipos interdisciplinarios de primer nivel se determina cuál es la mejor propuesta para esa persona y su familia para ayudarla en un momento difícil y en un proceso de cambio y crecimiento”, explicó, indicando que “una de las posibilidades es que la persona pueda ser asistida en la Comunidad Terapéutica, que es la instancia de mayor complejidad”.

Allí, comentó, “se trabaja muy intensivamente con la persona y su familia desde el punto de vista médico y psicológico y también en lo que tenga que ver con la capacitación en oficios y con la posibilidad de continuar por ejemplo con los estudios. En definitiva, ir viendo cómo constituir esa red social y familiar para que la persona pueda integrarse nuevamente a partir de las herramientas que nosotros le vamos a ir posibilitando”.

Finalmente, Kremis consideró que “el rol de la familia es esencial”, marcando que “atendiendo que la Ley de Salud Mental, que es la que rige todas las prácticas que se realizan en el ámbito de la salud mental y de adicciones, indica que las internaciones no deben ser prolongadas ni tampoco alejar demasiado a la persona de su ámbito familiar y comunitario”.

“Es así que tenemos un programa en la Comunidad Terapéutica de Villafañe de 90 días de tratamiento, son tres meses de un abordaje intensivo para la desintoxicación y la deshabituación al consumo”, concluyó.