Compartir

Este viernes 5 se llevará a cabo una nueva edición de las ferias francas del Instituto PAIPPA en sus dos puntos de ventas en la capital: el playón del organismo, ubicado en Padre Grotti Nº 1040, y el predio ferial del barrio La Paz.

“Como todos los viernes, en este nuevo horario de verano, desde las 6 de la mañana hasta el mediodía, estaremos tanto en el barrio La Paz como en el playón del organismo”, puso de resalto ante AGENFOR el ingeniero Daniel Coenes, coordinador de Comercialización del Instituto PAIPPA.

Destacó que “las expectativas son muy buenas porque todas las semanas se va acrecentando el número de consumidores que acuden a las ferias a adquirir estos productos que son súper sanos, de alta calidad, frescos, recién cosechados y además económicos”.

En ese sentido, remarcó que no solamente se ofrecen los productos primarios de cosecha, sino también otros elaborados con una pequeña industrialización artesanal, pero de alta calidad, por parte de los paipperos, lo cual los hace saludables y bromatológicamente seguros. Son los casos de dulces, mermeladas, quesos y embutidos.

A esto se suman numerosas ofertas como dos mazos de achicoria, rúcula, perejil y cebollitas a 50 pesos, más una amplia gama de verduras, hortalizas y frutas.

“Tenemos productores feriantes de distintos lugares de la provincia, tanto de la zona norte, Naineck, Riacho He Hé, Laguna Blanca y colonias de estas localidades, como del sur, de Villa Escolar, El Colorado, Villa Dos Trece, Laishí, entre otras”, enumeró.

Y subrayó que “viernes a viernes vemos un incremento en la participación de los consumidores” en estos espacios promovidos por el PAIPPA.

Comercialización

A su vez, el ingeniero Coenes acentuó que “el ciclo productivo del pequeño productor no termina con la cosecha, sino con la comercialización. Ese es un eslabón fundamental de la cadena productiva”, marcando que son las ferias paipperas donde esto se materializa.

Hizo notar que “es un aporte más a ese círculo virtuoso de la economía local, donde los productores que venden su producción en Formosa Capital inyectan ese dinero que logran con sus ventas en sus localidades”.

“Semana a semana, nuestras ferias aportan alrededor de un millón de pesos en distintas localidades para el movimiento económico”, realzó.

Consideró ello como muy importante, ya que “además de que el consumidor puede adquirir productos sanos, inocuos y recién cosechados, también está interviniendo en el movimiento económico local”, sobre todo teniendo en cuenta el actual panorama económico y la escalada de los precios en los supermercados, lo cual deviene de dos años de pandemia y de cuatro de la desacertada gestión nacional macrista.

“El Gobierno Nacional anterior puso el foco en otros sectores de la economía, dejando de lado al vecino de pie”, reprobó, remarcando que en total contraste “las ferias paipperas hacen que el productor reciba un precio justo por los productos que está vendiendo, mientras que el consumidor tiene un costo económico para llevar alimentos sanos a su mesa familiar”.