Compartir

Conmovedores testimonios de familiares de víctimas del terrorismo de estado, algunos que hasta hoy se encuentran en condición de desaparecidos, fue el aspecto saliente del día por la Memoria, Verdad y Justicia en esta ciudad.

Promovido por el gobierno provincial en conmemoración al 42° aniversario del Golpe de Estados de 1976, se descubrió una placa que será emplazada en el centro clandestino de detención “La Escuelita” que por decreto del gobernador Gildo Insfran fue instituido como espacio de la memoria.

El Jefe de gabinete, Antonio Ferreira junto a ministros del PE, legisladores nacionales y provinciales, victimas del terrorismo de estado y familiares de estos, sobresaliendo la gran cantidad de jóvenes compartiendo este acto que tuvo altos picos emotivos.

La joven periodista Florencia Zanello presento su libro sobre el “Bocha” Pereira, que comenzó como su tesis de su carrera y termino en este histórico texto sobre este joven formoseño asesinado por la dictadura militar y cuyo cuerpo fue recuperado en el 2014. Un grupo de jóvenes militantes universitarios del extremo oeste hicieron entrega al Jefe de Gabinete de un reconocimiento al gobernador Insfran “quien hizo de la palabra empeñada un compromiso”.

Un audiovisual con testimonios de detenidos en el centro “La Escuelita” precedió a las reflexiones de Néstor Oviedo, hijo del aun desaparecido Fabián Oviedo, exponiendo que “la oscuridad aun se mantiene porque no sabemos qué paso con papa”. Evoco al “Bocha” Pereira, amigo de su padre, señalando que el traje de este pudo vestir en su recepción de egresado de la “Escuela Industrial” y el orgullo.

Coincidió con la posterior oradora, Estela Díaz acerca de que “es bueno recordar, es un motivo más para vivir”. Esta docente, rectora de la escuela Normal, perdió en ocho días a su padre Ramón Luciano Díaz y a su primo “Bocha” Pereira, ambos secuestrados en 1976, el primero de ellos en condición de desaparecido hasta hoy.

Pidió estar más unidos que nunca ante la “amenaza de este neoliberalismo que pretende que olvidemos”, subrayando que “con la memoria, la paz y la libertad no se negocia”.

“Mientras no encuentre a papa tendré más motivos para vivir”, dijo emocionada al recordar que su familia fue diezmada por la dictadura.

Luego el Jefe de Gabinete invito a que lo acompañen víctimas del terrorismo de estado y familiares de desaparecidos a descubrir la placa a ser colocada en un sector de “La Escuelita”, el histórico centro clandestino instituido como espacio de la memoria para las actuales y futuras generaciones.

Un grupo de jóvenes estudiantes y profesores tuvieron a su cargo el cierre musical con la canción “Nunca Más” de Teresa Parodi y León Giego, y la multitud reunida se retiro cantando efusivamente la “Marcha peronista”.