Compartir

El pasado 16 de junio el país se quedó a oscuras debido a un apagón que afectó a todo el territorio nacional menos a Tierra del Fuego, quedando unos 50 millones de personas sin suministro de energía eléctrica y que, en principio, desde el Gobierno Nacional no lo supieron explicar, sino hasta semanas después, mediante hipótesis bastante confusas.

Al conocerse que la Compañía Argentina del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (CAMMESA), empresa estatal nacional que tiene el monopolio de la comercialización energética del país, aplicó una multa de 45,8 millones de pesos a 122 Agentes del Sistema Mayorista Eléctrico (SEM), por no haber realizado alivios de carga al momento de producirse el desfasaje entre oferta y demanda de energía que motivara la falla generalizada del sistema interconectado nacional.

A este respecto desde la Defensoría del Pueblo se estimó, analizados los antecedentes, que existe un aspecto fundamental que ni la Secretaría de Gobierno de Energía de la Nación a cargo del Contador Gustavo Lopetegui, ni los miembros del directorio de CAMMESA han tenido en cuenta, seguramente porque no les conviene y que es el hecho de que tanto los mecanismos de comunicación y/o eventualmente las previsiones del sistema energético nacional, tanto en el software como en el hardware que tengan eventualmente instalado prevén una salida a la contingencia registrada y que, multando a los distribuidoras, “no se garantiza que la falla generalizada en el transporte y eventual distribución de la energía en el país no vuelva a repetirse y, quizás, con consecuencias peores a las producidas el pasado 16 de junio”.

A este respecto el Defensor del Pueblo de la Provincia, José Leonardo Gialluca, expresó: “La aplicación de la referida multa a los agentes del SEM es la muestra de la inoperancia de CAMMESA pues en primera instancia es la Compañía la que debería disponer de antemano de los recursos humanos y técnicos para que contingencias como la registrada el pasado 16 de junio no se produzcan, en adelante y, en caso de suceder, no parece atinado deslindar responsabilidad en los operadores del sistema el cual, como es sabido, es diseñado y digitalizado en cada uno de sus aspectos, desde la Secretaría de Gobierno de Energía de la Nación y desde la propia CAMMESA”.

 Por otra parte, nuevamente todos los usuarios residenciales y comerciales que ese día domingo 16 tenían pensado hacer alguna diferencia económica a su favor, son víctimas de mentiras o se olvidan de que prometieron que el -ENRE- establecería una compensación para los mismos y nadie impone ninguna multa a -TRASNEA- que fue la responsable primaria u otras empresas y todo ello debemos decirlo y no esconderlo; ya que se da con el consentimiento del Estado Nacional y así Andrés Chambouleyron Responsable del -ENRE- actualmente, en su momento, segundo de Juan José Aranguren, quien es un acérrimo defensor de las empresas, “las cuales a pesar de las extraordinarias ganancias que tienen y seguirán teniendo, no invierten absolutamente nada para garantizar que tengamos un servicio energético ininterrumpido y de calidad”. Por lo cual, insistiremos en una compensación económica por el tiempo de privación energético que padecimos en nuestra jurisdicción.