Compartir

El equipo de salud del Hospital de la localidad de Villa Escolar, reunió a las familias y especialmente a las madres para explicar sobre la necesidad de vigilar a los niños para evitar accidentes domésticos, teniendo en cuenta que pueden provocar graves lesiones que afectan a la salud e inclusive causar la muerte.

El desarrollo de esta temática forma parte de otras tantas que apuntan a promover el cuidado de la salud de los más chiquitos, las cuales se suman también a las distintas acciones de prevención de enfermedades.

Durante la jornada fueron puestos a disposición de los vecinos una serie de pautas que deben tenerse en cuenta para evitar episodios que ocurren “principalmente en el hogar y que con frecuencia tienen como víctimas a los más chiquitos”, señalan los pediatras expositores. Añadiendo que por eso “necesitan de la permanente supervisión de los adultos para prevenir que ocurran”.

“Si bien todos los miembros de una familia podemos tener un accidente de este tipo” dijeron a los presentes que “el desconocimiento propio de la corta edad de los niños, los convierte en los más vulnerables a la hora de padecer este tipo de sucesos” que pueden dañar su salud con lesiones que “pueden durar el resto de sus vidas” y hasta muchas veces “tener un desenlace fatal”.

Acerca de los peligros, explicaron que “hasta las cosas que pueden parecer tontas o muy básicas para los adultos, para ellos pueden ser una amenaza”. Al respecto aseguraron que los cuidados se centran especialmente en dos lugares de la casa “el baño y la cocina”, y que en especial hay que prestar atención a la electricidad y los aparatos eléctricos, los recipientes que pueden provocar por ejemplo “ahogamientos, caídas y quemaduras”.

“Una pava o un termo con agua caliente representa un peligro para el chico. También un toma corriente desprotegido, un enchufe suelto; un mueble cerca de una ventana, un piso resbaladizo o con desniveles, un balde repleto de agua donde niños muy pequeños puedan sumergir su cabeza”, puntualizaron. Al tiempo que citaron otros hechos perjudiciales como “las intoxicaciones con venenos,  medicamentos, o cualquier tipo de sustancias tóxicas (lavandina, ácidos, gases) y traumatismos con elementos cortantes y punzantes “como herramientas varias, cuchillos, tijeras y otros similares”.

Para concluir reiteraron que la manera efectiva de prevenir estos episodios es “no quitar los ojos de encima a los niños en todo momento. Ellos necesitan de la vigilancia de los padres durante el día y también en la noche”.

Lactancia y controles 

Se aprovechó el encuentro con las madres para promover en ellas la lactancia materna “como alimentación fundamental y exclusiva que deben recibir los bebés desde su nacimiento y hasta los 6 meses de vida” asegurando que no solo aporte nutrientes indispensables y defensas para su organismo “sino que crea un vínculo estrecho entre el niño y su mamá”.

Para finalizar se recordó la importancia de los controles médicos periódicos “aunque nos parezca que están sanitos y no tengan síntomas porque nos sirven para detectar tempranamente cualquier patología que no se manifieste a simple vista”. Y de la necesidad de suministrarles todas las vacunas gratuitas incluidas en  el calendario vigente “para evitar enfermedades que son prevenibles por medio de las vacunas”.