Compartir

El doctor Williams Dardo Caraballo, abogado especialista en Derechos Humanos y querellante en causas de crímenes de Lesa Humanidad fue consultado por últimos casos de violencia que sucedieron en Buenos Aires: primero, el policía que mató de una patada a un hombre que interrumpía el tránsito y el segundo, el jubilado asesinado por dos custodios del supermercado Coto, al momento que la víctima llevó mercadería sin pagar.

Al respecto señaló que “estos hechos preocupan y generan mucho dolor, sin embargo la sociedad toma conocimiento sin revelarse en el buen sentido o naturalizando un estado fáctico de represión”, que según entiende el abogado: “Tiene su raíz conceptual en la “doctrina Chocobar” de la mano dura o el gatillo fácil que en estos últimos tres años y medio de la gestión de Mauricio Macri se instaló en la ciudadanía”.

“El ciudadano en forma pasiva acepta estas conductas represivas que es lo que corresponde a un modelo neoliberal en lo político y en lo económico: que significa que como no le cierra la cuestión social, aplica la represión. Por lo que estos mensajes a la sociedad no son hechos aislados sino que están debidamente instruidos por los miembros de la fuerzas de seguridad y las fuerzas armadas”, agregó Caraballo, quien también es dirigente justicialista.

En otros tiempos, como en la etapa del Proceso de Reorganización Nacional llevado adelante por la dictadura cívico-militar (1976-1983) “se inventaron enemigos internos” recordó y en actualmente “el nuevo enemigo interno es el pueblo argentino, fundamentalmente los excluidos de este sistema neoliberal”, afirmó.

Continúo en ese sentido que “los pobres son los enemigos internos que hoy tiene la Ministra desquiciada de Seguridad”. Mencionó que escriminalizar la pobreza a tal punto que lleguemos a condenas de muerte sin juicio previo como el último caso que tomó estado público en los medios de comunicación. “Un hombre que  venía caminando por la bicisenda en total estado de indefensión, bajo los efectos del alcohol, recibió una patada mortal en el pecho por parte de un policía, que podía haberlo reducido. Impunemente una fiscal lo deja en libertad, otorgando la excarcelación a una persona que debería estar preso por homicidio”, sostuvo el especialista en Derechos Humanos.

Ante estos episodios, reconoció que a partir del 11 de agosto en las elecciones de las PASO “hubo un pronunciamiento de la ciudadanía en el sentido contrario a esta políticas públicas en materia de Seguridad entre comillas, porque no se trata ni más ni menos que de la represión y la vuelta de aquello de la dictadura primero disparo y luego pregunto quién vive”.

Luego, analizó el caso del jubilado que llevó mercadería sin pagar y fue asesinado a golpes por dos custodios de la firma Coto en el barrio porteño de San Telmo, Caraballo afirmó: “El hombre  mayor asesinado no llevaba alcohol o algo suntuoso, sino alimentos como aceite, queso y un chocolate por lo que es un delito famélico que es el hurto por hambre que no es punible para la ley, lo que significa que la causa tiene una justificación, por lo que no tiene condena”.

“Entonces quiere decir que como sociedad nos enfermaron, y espero que el 27 de octubre la ciudadanía sea contundente para que se vayan estos personajes del Gobierno Nacional lo antes posible”, concluyó.