Compartir

Un equipo del nivel central del ministerio de Desarrollo Humano, se trasladó hasta Ingeniero Juárez para aunar esfuerzo con los colegas que se desempeñan en el Hospital distrital de la localidad, con el objetivo de ampliar las atenciones que se están dando a diario a las familias del lugar.

De este modo, ambos equipos integrados por profesionales de distintas especialidades y agentes de salud atendieron a bebés, niños, jóvenes, adultos y embarazadas que residen en el Barrio Esperanza, comunidad originaria Toba ubicada en cercanías de la mencionada localidad.

Médicos clínicos, pediatras, ginecólogos, obstetras y vacunadores dispensaron múltiples controles a estos vecinos. En el marco de este nuevo operativo, el equipo evaluó a los niños de todas las edades, se hicieron controles de peso y talla; temperatura, tensión arterial, evaluación nutricional completa, reflejos y otras atenciones pediátricas. “Se sumó la revisión del carnet de vacunas y se aplicaron las dosis faltantes, haciendo hincapié en la vacuna antigripal para los niños contenidos dentro de los denominados grupos de riesgo”, describieron.

Asimismo fueron atendidos los pacientes adultos, recibiendo cada uno de ellos “controles en clínica médica que incluyeron seguimiento de personas con diagnóstico de enfermedades crónicas” y la revisión del cumplimiento de los tratamientos “tanto farmacológicos como de otras indicaciones”, detallaron los médicos a cargo.

Por su parte, el equipo de obstetricia realizó el control prenatal a las embarazadas, para asegurar las buenas condiciones de salud tanto a las madres como a los bebés “que están en la panza, apuntando a que ninguna embarazada sufra complicaciones o algún tipo de trastorno y que la gestación continúe con normalidad para llegar a un embarazo a término”. También para los casos que presentaban factores de riesgo, fueron programaron turnos en el hospital para la atención específica en el  servicio de ginecobstetricia.