Compartir

Los Centros de Validación de Tecnologías Agropecuarias (CEDEVA) prosiguen materializando significativos aportes al Programa Provincial Alimentario “Nutrir”. Desde Laguna Yema se remitieron hortalizas pesadas, en tanto que el Centro de Tacaaglé completó el envío de 125 toneladas de bananas de alta calidad.

Así lo manifestó el ingeniero Jorge Balonga, coordinador general de los CEDEVA, en declaraciones recogidas por AGENFOR.

“Desde Yema lo último que se ha entregado es hortaliza pesada: zapallos, batatas, mandiocas y unas diez toneladas de porotos negros”, consignó el funcionario.

En tanto, refirió que este lunes partió el último cargamento de bananas desde el CEDEVA de Tacaaglé. “Con eso completamos 125 toneladas de bananas de alta calidad para este programa alimentario”, resaltó.

“Viendo la situación de crisis socioeconómica nacional y de acuerdo al plan del Gobierno provincial cuando lanzó este plan, los CEDEVA se han sumado con las superficies y las tecnologías que tienen para producir alimentos”, subrayó, ponderando que ello “ha dado un resultado altamente interesante”.

Entrega de animales

Asimismo, sobre la entrega de animales a productores, Balonga explicó: “El trabajo que se hace con los productores es de acompañamiento, indicándoles cómo hacer las pasturas, la sanitización de los rodeos y la mejora de los corrales. Cuando el productor tiene todo eso resuelto se les entregan diferentes animales de acuerdo a la estructura de su majada. Pueden ser criollos, Boer o Anglo Nubian, lo cual les permite potenciar las estructuras que tienen y lograr una mayor producción”.

“Todos los años hacemos esto y en estos meses llevamos entregados 69 caprinos (todos de razas puras), 27 ovinos y 11 porcinos. En total fueron 107 animales que se entregaron a los productores en todo el centro y centro oeste de la provincia”, especificó.

Destacó que “se trata de un trabajo que venimos haciéndolo desde hace muchos años, recorriendo y visitando a los pequeños productores que están en el monte y en diferentes localidades”, apuntando que “si hay alguien que no está dentro del circuito nos avisa y vamos, revisamos la majada, vemos las infraestructuras que tienen en el campo y lo que hay que corregir y como última instancia recién se da el animal de raza”.

El coordinador de los Centros de Validación puso de resalto que “las visitas a los productores son continuas”, marcando a la vez que “todos los meses se hacen las recorridas y si surge algún inconveniente antes se acercan ellos o nos llaman”.

En esa línea resaltó que “se ha mejorado muchísimo la productividad” a partir de la entrega de estos animales, tal es así que “muchos productores que empezaron con nosotros hace 14 años ya no están vendiendo chivitos para carne, sino genética, porque como todos los años les hemos dado machos puros tienen animales puros por cruzas”.

Sumó además Balonga que “los ovinos también han mejorado su presencia, sobre todo en el extremo oeste donde hay comunidades qom que utilizan la lana para las artesanías”, añadiendo que “las mujeres están muy bien organizadas y ya tienen un análisis de la cantidad que necesitan y lo arreglan con las productoras criollas que son las que tienen las ovejas, con lo cual ese circuito también está muy bien armado”.

En cuanto a los porcinos, señaló que si bien “se trata de una cantidad de animales menor, ya que se entregan núcleos productivos de razas sintéticas, dos hembras y un macho, y se van distribuyendo en diferentes zonas para que el productor tenga un inicio de producción con animales de buena calidad”, finalizó.