Compartir

Jardineritos de la comunidad Riacho Negro, distante a unos 18 kilómetros de la ciudad de Clorinda, renovaron sus controles integrales de salud llevados adelante por un equipo de profesionales y agentes de la salud dependientes del ministerio de Desarrollo Humano provincial.

Las tareas desplegadas forman parte del Programa Provincial de Libretas de Salud Escolar que se realiza en toda la provincia en escuelas primarias y jardines de infantes para acentuar el cuidado de la salud de niños y niñas durante su paso por los primeros niveles educativos.

De este modo, en el jardín de infantes de la comunidad, se brindaron  atenciones pediátricas, odontológicas, de enfermería y de otras especialidades. A esto fue sumado el beneficio de aplicación de las vacunas de calendario y la promoción de hábitos sanos alentando a una mejor calidad de vida para el niño y su familia.

El accionar estuvo a cargo de pediatras, odontólogos, enfermeros y vacunadores, quienes concretaron exámenes médicos de talla, peso, altura, presión arterial y otras amplias revisaciones pediátricas clínicas y físicas. También se establecieron controles oftalmológicos, auditivos y bucodentales.

Los destinatarios fueron los pequeños de la sala de 5 años, a quienes se chequearon también cada uno de sus carnets de vacunas y se suministraron las dosis faltantes para una completa actualización de los mismos. Asimismo fueron profundizados los exámenes nutricionales para detectar tempranamente factores de riesgo o trastornos.